Recomendar este blog en Google

Ruta circular por el Bosque Pintado de Oma

El bosque de Oma (Omako Basoa) es una obra artística creada por el escultor y pintor Agustín Ibarrola entre los años 1982 y 1985 y que se puede encuadrar dentro de la tendencia contemporánea del Land Art. Dicho bosque está situado en la Reserva Natural de Urdaibai, y consiste en un grupo de árboles en los que se han realizado pintadas y que -en el conjunto de varios de ellos y mirando desde determinadas posiciones- componen diferentes figuras geométricas, humanas y animales. La obra se.
EL BOSQUE PINTADO DE OMA 

 CIRCULAR POR LA PR-BI-180
RESERVA NATURAL DE URDAIBAI
OMA (BIZKAIA)



El bosque de Oma (Omako Basoa) es una obra artística creada por el escultor y pintor Agustín Ibarrola entre los años 1982 y 1985 y que se puede encuadrar dentro de la tendencia contemporánea del Land Art. Dicho bosque está situado en la Reserva Natural de Urdaibai, y consiste en un grupo de árboles en los que se han realizado pintadas y que -en el conjunto de varios de ellos y mirando desde determinadas posiciones- componen diferentes figuras geométricas, humanas y animales. La obra se encuentra ubicada en una de las laderas del Valle de Oma, en la localidad de Cortézubi, cerca de la cueva de Santimamiñe, no muy lejos del antiguo domicilio del artista.
El pintor y escultor Agustín Ibarrola concibió el bosque animado o bosque de Oma como una muestra de la relación entre la naturaleza y la presencia humana.
A primera vista las pinturas no nos dicen nada, sólo es cuando nos ponemos en cierta posición, indicada por las flechas del suelo, y ya podemos ver el dibujo formado por la unión de varios troncos de árboles. Es un lugar realmente hermoso que puedes disfrutar en familia a la vez que descubres las diferentes figuras que el artista ha pintado. Sin duda es una obra muy original y diferente a la cual se le añade un bello paseo por la naturaleza entre pinos, robles y castaños.

COMO LLEGAR

Saldremos de Madrid por la A-1  dirección Burgos. Desde esta localidad tomaremos la N-1 o AP-1 (según nuestros bolsillos), y nos dirigiremos hasta Vitoria-Gasteiz. Cuando lleguemos a Vitoria seguiremos las indicaciones de Bilbao, tomando la N-240. Cuando lleguemos cerca de Bilbao tomaremos la A-8 dirección a San Sebastian. Seguiremos esta carretera hasta la localidad de Amorebieta, donde saldremos de la autovía. Desde Amorebieta tomaremos la BI-635 hasta llegar a Gernika, desde donde cogeremos la BI-2238 que toma dirección hacia Zelaieta. Esta carretera la seguiremos hasta un poco antes de llegar a Kortezubi, donde una desviación a la derecha indicada con un letrero "Cuevas de Santimamiñe"; carretera BI-4244. Seguiremos la carretera hasta el aparcamiento contiguo al caserío-restaurante Lezika. Aquí dejaremos los vehículos.

DONDE DORMIR
Zona donde dormiremos. Un tranquilo lugar
El aparcamiento del restaurante Lezika es privado, por lo que no sé si se podrá pernoctar, pero un poco más arriba, donde acaba la carretera, a unos 20 metros del bar, hay una explanada donde podemos dejar el vehícuclo sin ningún tipo de problemas. El sitio es tranquilo, hay varias fuentes de agua potable, existen unos baños públicos (abren de 8:00 a 19:30), que están bien equipados y limpios. Coordenadas  GPS Datum ED50 X: 529522 Y: 4799439
Si se desea, justo frente al aparcamiento del restaurante, una pequeña bajada nos deja en una explanada de césped y arbolitos donde hemos visto varias furgos pecnoctando. Coordenadas GPS Datum ED50  X: 529534 Y: 4799375.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO
Aparcamiento. Al fondo el caserío/restaurante Lezika
Junto al caserío/restaurante Lezika parte una pista ascendente que se va internando poco a poco en un espeso bosque de pinos. Este tramo del recorrido tiene varios caminos, pero está bien indicado el trayecto a seguir. Ya sin ninguna dificultad de orientación, en 45 minutos nos ponemos a la entrada del bosque animado de Ibarrola.
Inicio de la ruta. A la derecha arranca la pista de arena que nos lleva hasta el bosque

Tramo del sendero

Las bifurcaciones nos las encontramos bien señalizadas. 
 Cuando lleguemos al final de la pista, un cartel nos indica que en 250 metros llegamos al bosque animado. Este tramo es un descenso vertiginoso por una rampa escalonada.
Punto desde donde bajamos al bosque pinado de Oma

Rampa escalonada que nos lleva hasta las pinturas
Ya en el bosque disfrutaremos a nuestras anchas, contemplando y admirando las obras plasmadas en los árboles que el artista Ibarrola nos dejó. Os dejamos un plano del recorrido y una audioguía autodescargable para poder disfrutar más de este paisaje.



AUDIOGUÍA DEL BOSQUE DE OMA

ALGUNAS DE LAS IMAGENES DEL BOSQUE

Poner todas las fotos que hicimos es imposible y se extendería demasiado, así que hemos puesto algunas para que se aprecie lo que hemos vivido. Pero como mejor se ve, es acercándose un día y visitarlo.
A partir de aquí, nos quedamos sin batería. Tuvimos que esperar para llegar al coche y coger una de repuesto. LASTIMA......







Una vez disfrutado del paseo, bajaremos hasta el final del bosque donde unas indicaciones nos llevan en 700 metros hasta el pueblo de Oma. De esta forma llegamos hasta un bonito caserio al borde de la carretera. Desde aquí giramos a la izquierda y enseguida llegamos al barrio de Oma, núcleo del valle, cruzamos junto a un caserío llamado Beaskoetxe un puente de losas que nos llevará hasta el bonito molino de Bolinzulo y siguiendo la regata llegaremos a un  molino, este se encuentra derruido y abandonado.
En todo este trayecto tendremos que observar con detenimiento todos los caseríos de este barrio, donde nos encontraremos con elementos arquitectónicos muy interesantes, como, arcos góticos proveniente de su pasado medieval, o caseríos donde no se utilizan los clavos de hierro sino tan solo unos de madera.  
El llamado Kurtzine, es el caserío del pintor y escultor Agustin Ibarrola. Con suerte podréis contemplar sus obras inéditas. Justo a un par de caseríos más allá existe una antigua herrería de madera que nos recuerda la época en que se herraban los animales.
Continuando la carretera hasta la pequeña ermita de San Pedro (s. XVI), cercana a los caseríos de Oma, y a su izquierda, un poco más arriba, veremos la antigua escuela. Nosotros proseguiremos por la carretera hasta alcanzar un alto.
Un enorme nogal sale a nuestro paso del camino junto a la entrada a un caserío. Un poco más adelante una losa con tres cruces recuerda los calvarios. Ya solo nos queda subir la última cuesta para llegar, por la carretera, al punto de partida.

Desde el aparcamiento (y ya con bateria nueva en la cámara), nos dirigimos a la derecha del aparcamiento. Aquí comienza unas escaleras que nos llevan hasta la oficina de información sobre la cueva de Santimamiñe, la ermita del mismo nombre del siglo XVI y a la propia entrada de la cavidad.
Antes de subir a la cueva podemos contemplar la rústica ermita, donde dos fragmentos de las estelas funerarias decoradas con motivos solares y cruciformes aparecen en el dintel y el umbral de acceso a la ermita.  Después accedemos por el camino habilitado hasta la misma boca de la cavidad.

Inicio del tramo que nos lleva a las cuevas
Ermita de Santimamiñe
Tramo de las escaleras
Tramo del sendero
Entrada a la cueva de Santimamiñe. Estas cuevas se consideran uno de los más importantes santuarios de pinturas rupestres de la época Magdalaniense, en el Paleolítico Superior comprendido entre 14000 y 9000 años. Los animales representados nos dan una idea de la fauna que habitaba en estos parajes por aquellos tiempos, bisontes, osos pardos, ciervos, caballos, cabras, etc. una maravilla. La visita es guiada, con un límite de personas en cada turno, a fin de evitar su ya acusado deterioro, por los que os recomendamos ir a primera hora.

Después de visitar la cueva y disfrutar de las explicaciones y ver los audiovisuales, nos volvemos al aparcamiento, nos tomamos algo fresquito en el caserío (que por cierto no es nada barato), y nos pegamos todo el resto de la tarde disfrutando de la tranquilidad de lugar y sus fabulosos pasatiempos para los más peques.

Terraza del caserío/restaurante Lezika
Zona de parques y ocio para los mas peques. Relajándonos después de una buena pateada
CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS DE LA RUTA

Tipo de recorrido: Circular
Distancia: 7,4 kilómetros
Duración: 2 horas la ruta. 1 hora y media la visita a la cueva de Santimamiñe. Hay que añadir el tiempo que le dediquemos a visitar el bosque animado de Ibarrola, más las paradas para descansar.
Desnivel acumulado: 204 metros
Dificultad: fácil. Ruta recomendada para toda la familia.
Puntos de agua potable: Tenemos varias fuentes de agua potable en el aparcamiento del restaurante Lezika.
Precauciones: Llevar calzado cómodo y protección solar en los meses de más calor. Llevar agua. Apropiarse de paraguas y chubasquero en otras épocas.
Cartografía: IGN Durango hoja 62 (22-05) 1:50000

HASTA LA PROXIMA



0 comentarios:

Publicar un comentario