Recomendar este blog en Google

La ruta secreta de las brujas

Le llaman el país de la Xareta. En sus mapas figuran las villas de Urdazubi-Urdax y Zugarramurdi (navarras), y la de Sara (bajonavarra). Antaño fue territorio de brujas, conspiradores, indianos, contrabandistas y carabineros. Hoy es el rincón perdido del andarín: un paraíso para senderistas y excursionistas. Sobre el mapa, una línea de unos 30 kilómetros traza la divisoria entre territorio español y francés, pero sobre el terreno la frontera es difusa. Durante siglos la frontera y el 
LA RUTA SECRETA DE LAS BRUJAS
URDAZUBI/URDAX - ZUGARRAMURDI - SARA
VALLE DE BAZTAN
NAVARRA - FRANCIA

SENDERO IGUALMENTE CONOCIDO COMO

RUTA DE LAS CUEVAS
RUTA DE LOS CONTRABANDISTAS
SENDERO DEL POTRO AZUL


Le llaman el país de la Xareta. En sus mapas figuran las villas de Urdazubi-Urdax y Zugarramurdi (navarras), y la de Sara (bajonavarra). Antaño fue territorio de brujas, conspiradores, indianos, contrabandistas y carabineros. Hoy es el rincón perdido del andarín: un paraíso para senderistas y excursionistas. Sobre el mapa, una línea de unos 30 kilómetros traza la divisoria entre territorio español y francés, pero sobre el terreno la frontera es difusa. Durante siglos la frontera y el contrabando unieron a los naturales de uno y otro lado, a menudo en santo matrimonio y de vez en cuando -según la leyenda- en no tan santos akelarres.
Dicen que el origen de los vascos está en la comarca navarra de Baztán, tocando con la frontera francesa. O al menos los arqueólogos y paleontólogos sitúan allí los linajes más antiguos, en tornoa 15.000 años atrás. En esta zona hay multitud de leyendas y misterios, como las famosas brujas de Zugarramurdi, que fueron detenidas, procesadas y ajusticiadas en el siglo XVII. Eran mujeres, hombres y niños de todo el territorio baztanés que se reunían en una cueva de Zugarramurdi para celebrar sus akelarres. No se consiguió probar que lo fueran, pero tampoco quedó claro que no.
Hoy, cuando el abandonado puesto fronterizo de Dantzarinea (barrio de Urdazubi-Urdaz) es un vestigio del ayer, el nexo de unión sigue siendo el comercio y los caminos abiertos: el sendero del descubrimiento, el camino de las brujas, el itinerario del akelarre, las rutas de los contrabandistas. Una carta de Felipe II, que hacia 1594 hablaba de los naturales de Urdax y Zugarramurdi como "franceses que son o emparentados con franceses", demuestra lo confusa que ha sido siempre la divisoria fronteriza en el país de Xareta, lindante con el del Bidasoa.
Pero lo que da su carácter al territorio que queda delimitado entre Bidasoa y Baztán, entre Ainhoa y Askain, son las formaciones subterráneas del terreno que dieron origen a sus cuevas prehistóricas. A las afueras de Urdazubi-Urdax, en el barrio de Leolaz, se encuentra el cimiento prehistórico de mayor importancia en Navarra.
Fuente: Aquí

COMO LLEGAR

Calle típica de Urdazubi-Urdax
Urdazubi-Urdax es una pequeña localidad pirenaica situada en la frontera con Francia, y separada del Valle de Baztan por el puerto de Otsondo, en la merindad de Pamplona, Navarra. El encanto de Urdax reside en su estampa medieval, con viviendas blasonadas con escudos de armas, el antiguo monasterio de San Salvador del siglo IX con sugestiva traza medieval, un antiguo molino del siglo XVIII y varios puentes medievales de piedra que salvan el paso del río Ugarana que atraviesa la loclidad.


DONDE DORMIR Y COMER


Como no podía ser de otra manera, Urdax, Zugarramurdi y sus alrededores cuentan con una excelente gastronomía influida por la situación en la que se encuentra tratándose de una de las localidades más septentrionales del territorio navarro y que como comentábamos al principio del artículo se sitúa a escasos kilómetros de la frontera con Francia. Navarra tiene un montón de productos de gran calidad y muy característicos de la tierra.
La zona cuenta con productos de tradición como el cordero asado, la chuleta de ternera, platos derivados del pato, las setas y hongos de temporada y por supuesto, las carnes de caza que son las más consumidas.
De la misma manera, dormir en Urdax o Zugarramurdi, es trasladarnos otro tiempo pasado, descansando en sus apetecibles establecimientos, donde la paz y el silencio hacen eco en nuestros oídos.





Nosotros optamos por quedarnos a dormir con nuestra furgoneta en los aparcamientos que hay delante del frontón de Urdazubi-Urdax


Aparcamiento donde podemos pasar la noche. Foto propiedad de www.furgovw.org
La zona cuenta con WC a 50 metros, agua potable y además es gratuito y muy tranquilo. Inmejorable sitio para aparcar tu furgo.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

Plano detallado del recorrido
CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS


OTROS DATOS DE INTERÉS

Dificultad: Fácil - Moderada
Época recomendable: Cualquiera
Puntos de agua potable: Se puede coger agua en Urdax y Zagarramurdi
Sugerencias: Utilizar calzado y ropa adecuados dependiendo de la época elegida. Llevar agua y algo de comida energética en una pequeña mochila. Al caminar por carretera extremar la precaución. Las cuevas y grutas, están cerradas, siendo necesario para su visita pagar las entradas correspondientes.
Cartografía: IGN Maya del Baztan hoja 66 y Vera de Bidasoa hoja 65 E: 1:50000
Enlaces de interés: Las Brujas de Zugarramurdi (La caza de brujas)
                                   Museo de las brujas
                                   Las cuevas de Zugarramurdi
                                   Las cuevas de Urdax
                                   Monasterio de Urdax
                                   Trailer de la película las brujas de Zugarramurdi
                                   Mucha más información sobre la ruta en Wikiloc
                                   Descargate el track para GPS (archivo GPX)

Empezamos a caminar desde el centro de Urdazubi/Urdax, tomando como inicio la entrada al monasterio de Urdax. Cruzaremos el río por un pequeño puente, y tomamos a la izquierda la calle Salvatore Karrika. Pasaremos junto al restaurante asador Nikolaurenea, que dejaremos a la izquierda. Continuando por esta calle, Salvatore Karrika, llegamos al bar/restaurante Montxo. Pasamos junto a su puerta y enseguida llegamos a una carreterilla. Esta pista la tomamos a la izquierda, dirigiéndonos al cementerio del pueblo.  En este tramo empezamos a ver las primeras marcas de los caballos azules, que nos marcarán nuestro recorrido.

Salimos del monasterio de Urdax, que tenemos detrás. Cruzamos el puente que salva el pequeño río y tomamos la calle Salvatore Karrika.
Tras dejar atrás el restaurante Nikolaurenea, nos encontramos con esta estupenda casa
Tras el bar Montxo, tomas a la izquierda y subimos dirección al cementerio
Nos encontramos los carteles caidos, gracias al paso del tiempo
Llegamos a la entrada del cementerio, lo sobrepasamos, pasamos sobre un paso canadiense y continuamos ascendiendo, ahora por una senda de tierra, hasta que a los pocos metros nos encontremos con un cruce de caminos.

Dejamos atrás el cementerio y continuamos por la pista que tenemos de frente
El cruce de caminos
En este cruce, nosotros tomamos a la derecha, siguiendo las indicaciones de Axularren Txokoa (SL NA-17). Continuamos sin complicaciones, pasando junto a varias fincas, hasta que desembocamos en una pequeña carreterilla. Ahora descendemos a la derecha yendo a parar a la  carretera principal.

Tramo del sendero


Pasaremos junto a varias fincas. Si nos encontramos cancelas, la dejaremos cerradas para que el ganado no se escape

Llegando a la carreterilla de acceso a las fincas, nosotros descendemos en busca de la carretera principal
Ya en la carretera principal
Llegados a la carretera, torcemos a la izquierda y continuamos por esta unos 50 metros, donde nos encontraremos de nuevo las indicaciones de la senda del caballo azul y la información de las cuevas de Urdax. Siguiendo las indicaciones, torcemos a la izquierda, y empezamos a subir por una pequeña carreterilla que nos acerca al barrio de Leorlas, donde se encuentran las cuevas de Urdax.

En el cruce tomamos a la izquierda en dirección a las cuevas de Urdax

Pasando por el barrio de Leorlas
Parking que nos da acceso a las cuevas de Urdax
Estas cuevas son muy interesantes de visitar, aunque la primera de las visitas es un poco tarde si luego se quiere continuar la excursión. Lo mejor es consultar los horarios aquí, para compaginar y adaptarnos a nuestros horarios. Salimos del aparcamiento y tomamos la carreterilla pavimentada hacia la derecha. Pasamos junto a un restaurante y una pista de frontón y así poco a poco abandonamos el núcleo del barrio. Pasaremos de largo una pequeña explanada donde están ubicados los contenedores de basura, y a los 500 metros del aparcamiento llegamos a un desvío. Por nuestra izquierda sale un camino que se dirige hacia una cantera. Nosotros tomamos el camino de la derecha, más estrecho y que está señalizado con las pinturas de un caballo azul en una piedra plana.




A partir de ahora, si nos despistamos, que lo dudo, tenemos que buscar siempre estos caballos azules, que nos indicarán cuál es el camino correcto. De todas formas también podemos seguir las indicaciones de Zugarramurdi.
A los pocos metros nos encontramos con un sendero que parte a la izquierda, señalizado con los caballos y con un cartel de dirección a Zugarramurdi. Este tramo de sendero es muy agradable y mucho más seguro que caminar por la carretera. Tras andar unos 250 metros el camino desemboca en la carretera NA-4401 que va desde Dantxarinea a Zugarramurdi.

En este punto tomamos el sendero que sale a la izquierda y que nos acerca a la carretera NA-4401
Tramo del sendero  

En la confluencia con la carretera NA-4401
Ahora tomamos la pista que sale justo a la izquierda, y que bordea un prado triangular. Al final de la alambrada giramos a la derecha para acabar de rodearla, hasta que volvemos de nuevo a la carretera. Este prado tiene una antigua cruz de piedra. ¿Serviría esta cruz para ahuyentar a las brujas?. En este tramo tendremos unas majestuosas vistas del monte Larrún, un volcán extinguido de 905 metros de altitud cuya cima marca el límite fronterizo entre España y Francia. No tenemos fotos gracias a la gran cantidad de niebla que había este día...... Lástima...
De nuevo en la carretera, tomamos el camino que sale a nuestra izquierda. Pasamos por delante de un establo de vacas y el camino ahora se convierte en estrecho sendero que sube entre la espesa vegetación.

Saliendo a la carretera, volvemos a girar a la izquierda
Pasando junto al establo de vacas
Lo frondoso del sendero
Seguimos avanzando, el sendero sale del bosque y se vuelve a introducir para empezar a bajar haciendo un zigzag. Para que los excursionistas no se caigan se han colocado unos quitamiedos de madera en los tramos más peligrosos, aunque la verdad, no hay sitios conflictivos ni complicados.




Estamos en la Roca de Berroberria, un complejo kárstico que alberga las cuevas de Berroberria y de Alkerdi. Estas cuevas no están abiertas al público, y de hecho permanecen cerradas desde el año 1996, cuando terminó el estudio de sus hallazgos. En la primera se han encontrado herramientas y un molar humano datado hace 24.530 años, el navarro más antiguo del que se tiene constancia, y en las paredes de la segunda cavidad hay grabados de animales de hace unos 13.000 años. Pasaremos junto a un pequeño agujero cerrado con verja, a la derecha, que conecta con las cuevas anteriormente descritas y que en épocas de lluvia actúa como sumidero anegando parte de estas cavidades.

Cueva de Berroberria, con restos arqueológicos
 


Tomando a la derecha en este cruce llegamos a las cuevas Alkerdi, cerradas por trabajos arqueológicos

Pasamos por delante de la roca y la desviación a la derecha para llegar a la entrada de  la cueva de Alkerdi, y continuamos bajando hacia la izquierda. En este rincón húmedo y sombrío la vegetación es exuberante, pareciendo estar en otro lugar. Disfrutando de esta espesa vegetación llegamos a un cruce de caminos debidamente señalizado. Nosotros torcemos a la derecha cogiendo dirección a Zugarramurdi.


En el cruce torcemos a la derecha dirección Zugarramurdi
El sendero se hace más estrecho transcurriendo entre dos alambradas que delimitan dos prados diferentes. Poco a poco el sendero va saliendo de las sombras del bosque y vuelve a la claridad que da vida a estos prados tan verdes. Al fondo tendremos vistas de el Larrún, pero que no podemos ver por la niebla que nos acompaña durante todo el trayecto. Seguimos caminando y llegamos a otras instalaciones donde hay vacas. A partir de aquí el sendero vuelve a ser pavimento, de cemento. Dejamos atrás esta vaqueriza y pasamos por delante de uno de ovejas tras un suave repecho. El camino acaba en la carretera.






Cruzamos la carretera y continuamos por el camino del otro lado, que lleva a un pequeño núcleo de casas presidido por una coqueta ermita, la de San Esteban. Pasamos por delante de la ermita y continuamos camino abajo entre las casas. Tras pasar frente a un gran caserío, una señal con caballos pintados en azul nos indican que tenemos que dejar el camino asfaltado y desviarnos por el sendero que sale a la izquierda, pegado al muro del caserío.

Ermita de San Esteban
 

Sendero que tenemos que tomar a la izquierda
Vista del sendero
Pasado el muro que delimita la finca, el camino gira hacia la izquierda, convirtiéndose en un bonito sendero. Seguimos bajando por este camino hasta que nos encontramos con una pequeña puerta, la sobrepasamos y la volvemos a cerrar tras nosotros. Ahora el sendero se estrecha aún más y cruzamos el arroyo Txirripa por un pequeño puente de piedra, de una sola pieza.


Cruzando el arroyo Txirripa
Tras cruzar el arroyo nos toca subir unos cuantos escalones hasta llegar a lo más alto. Desde aquí seguimos por el sendero, que ahora se vuelve a convertir en pista de tierra al pasar junto a una finca. Y por fin llegamos a Zugarramurdi. El camino se convierte en calle, y nosotros seguimos recto, sin dejar en ningún momento esta calle. Cuando la calle hace un poco de subida tenemos una buena vista de la iglesia de la Asunción, enorme.




Entrando en Zugarramurdi
Vistas de la iglesia de La Asunción
Cuando acaba la cuesta pasamos junto al albergue Graxiana, también conocido como el albergue de las brujas, que tiene restaurante y una buena terraza donde tomarse algo. Ya en pleno centro de Zugarramurdi, la calle por la que vamos tuerce a la izquierda, hacia la plaza donde confluyen la carretera, la iglesia y el ayuntamiento. En nuestro caso seguimos rectos por un pequeño callejón que nos encontramos tras cruzar la carretera. Al otro lado del callejón torcemos a la izquierda  y nos acercamos sin ninguna pérdida hasta el Museo de las Brujas, que visitamos sin dudarlo. Este edificio era un antiguo hospital de finales del siglo XVIII. El paisaje bucólico contrasta con las leyendas de brujería y magia negra.

El albergue de las brujas
Llegamos al museo de las Brujas 







Tras la visita al museo, salimos a la calle, torcemos a la derecha y unos 300 metros más adelante  llegamos a la entrada a la Cueva de Zugarramurdi. Tras pagar la entrada correspondiente nos entregan un folleto con un mapa del recorrido y un texto de un autor local explicando la leyenda de estas cavidades. La visita completa dura entre 30 y 45 minutos. Nosotros a la entrada torcimos a la derecha tomando el camino del mirador, que se coge subiendo unas escaleras. Pasaremos pegados a un acceso a la Gran Cueva, pero luego la veremos.

Entrada a las cuevas de Zugaramurdi
Plano detallado de la visita a las cuevas
Escaleras que nos acercan al mirador
Zugarramurdi desde el mirador de las cuevas
Volvemos al camino de antes y seguimos el recorrido hacia la izquierda, bajando a través de un bosquecito. Descendemos otro tramo de escaleras en zigzag, algo más largo que el anterior, y llegamos a un puente que cruza el río Olabidea, también llamado Infiernuko Erreka o "Arroyo del Infierno", el responsable de que se formara la cavidad. Justo enfrente tenemos el camino que nos llevaría a las cuevas de Sara.

El arroyo del Infierno. Paralelo a este camino, por la derecha y un poco más arriba está el camino que nos llevaría alas cuevas de Sara, ya en Francia.
Continuamos por este bonito sendero en suave ascenso, paralelos al río, hasta que llegamos a otro puente de madera, que en este caso es cruzado por otro arroyo que viene de lo más profundo del bosque. Tras este puente se nos presenta dos posibilidades de continuación, si seguimos rectos entramos en a la Cueva Grande, nosotros tomamos las escaleras que suben por la derecha. Este tramo de subida acaba convirtiéndose en un agradable sendero al lado de un prado llamado Prado del Akelarre, donde se concentraban las brujas y brujos. Frente a este prado, a nuestra izquierda, se encuentra la llamada Cueva del Akelarre, donde se reunían después de concentrarse. Nos paramos y entramos a visitarla.



Una de las entradas a la cueva del Akelarre
Vistas de Cueva Grande desde la cueva del Akelarre
Prado del Akelarre visto desde el interior de la cueva 
La entrada principal a la cueva del Akelarre
 Tras la visita volvemos al sendero y continuamos hacia la izquierda. Tras una bajada llegamos a otro puente que esta vez vuelve a cruzar el Olabidea (arroyo del Infierno) antes de que sus aguas entre en la Gran Cueva. Tras pasar el puente, hacia la derecha tenemos unos WC, y hacia la izquierda la entrada a la Gran Cueva. Justo antes de llegar a esta y por la derecha, tenemos la Cueva Pequeña. Una galería de techo bajo de forma circular, que se puede recorrer en toda su extensión.
La Cueva Grande es quizás la más famosa de Zugarramurdi por la película de Álex de la Iglesia "Las Brujas de Zugarramurdi", donde se rodaron las escenas del akelarre final.
No hay mucho más que ver aquí, solo imaginar el largo proceso de erosión que este arroyo realizó para formar esta cavidad. A la salida de la cueva damos un último vistazo a este rincón tan bucólico y encaramos las escaleras de subida que nos llevan a la salida de esta instalación turística. Hacia la mitad de la subida se abre a nuestra izquierda la cueva de los hornos de cal. Otro pequeño balcón, que da acceso a la cueva Grande, pero esta vez por su lado derecho.







Salimos de nuevo al exterior. Si giráramos a la izquierda continuaríamos por un bonito sendero hasta Sara, pequeño pueblo francés, donde se encuentran las cuevas del mismo nombre. Nosotros por falta de tiempo no lo realizamos, quedando pendiente para otra ocasión,  así que emprendemos el regreso a Urdax, pero ahora lo hacemos por la carretera. La carretera es amplia, con buena visibilidad, mucho arcén y poco tráfico, pero de todas formas hay que extremar la precaución. Así, poco a poco, llegamos al desvío hacia las Cuevas de Urdax. Cruzamos la carretera, si no lo hemos echo antes, y bajamos por la derecha, tomando el sendero.  A partir de aquí solo nos queda seguir la carretera hasta Urdazubi/Urdax donde dejamos nuestro coche, y dar por finalizada esta completísima y agradable ruta por tierras baztanesas.

Saliendo de Zugarramurdi
Albergue de peregrinos en Urdazubi/Urdax
Tras el descanso, podemos aprovechar la tarde para visitar Urdax, donde nos sorprenderá el Monasterio de Urdax, su antiguo molino, los puentes medievales que hay esparcidos por la localidad y perdernos por sus rincones descubriendo bonitos e interesantes sitios.

ALGUNAS FOTOS DE URDAZUBI/URDAX

Parte trasera del monasterio de Urdax
Molino de Urdax
Puente medieval
Monasterio de Urdax visto desde el puente
Puente medieval que nos lleva a la parte trasera del monasterio

2 comentarios:

  1. Nos ha gustado mucho el post. Ya tenemos en mente ir a esta zona a conocer de primera mano las maravillas que nos contáis. Nos quedamos con vosotros. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, muchas gracias por vuestro halagos. El sitio y la zona no os defraudarán en absoluto. Un saludo y mil gracias.

    ResponderEliminar