Recomendar este blog en Google

Ruta por el sendero de Irretarazu - Señorío de Bertiz


Un lugar en los valles cantábricos de Navarra: Los valles Cantábricos se caracterizan por su clima de tipo atlántico, con abundantes lluvias y temperaturas suaves, sin oscilaciones extremas. Ello determina un paisaje muy particular, con frondosos bosques caducifolios, regates y frecuentes nieblas, entre los que se intercalan pastos y cultivos salpicados de la hermosa arquitectura tradicional. En esta comarca está enclavado el "Señorío de Bertiz", el valle que ostenta el mayor grado de
RUTA IRRETARAZU BIDEA -  SEÑORÍO DE BERTIZ

PARQUE NATURAL DEL SEÑORÍO DE BERTIZ
OIEREGI (Navarra)



Un lugar en los valles cantábricos de Navarra: Los valles Cantábricos se caracterizan por su clima de tipo atlántico, con abundantes lluvias y temperaturas suaves, sin oscilaciones extremas. Ello determina un paisaje muy particular, con frondosos bosques caducifolios, regates y frecuentes nieblas, entre los que se intercalan pastos y cultivos salpicados de la hermosa arquitectura tradicional. En esta comarca está enclavado el "Señorío de Bertiz", el valle que ostenta el mayor grado de naturalidad y todos los elementos naturales de los bosques atlánticos de la zona.
El valle de Bertiz se encuentra enmarcado en la Cuenca del Baztán-Bidasoa, y por tanto es representativo de los Valles Cantábricos de Navarra, que muestran modos de vida propios y costumbres arraigadas desde tiempos inmemoriales que han condicionado el nacimiento y la propia personalidad de Bertiz, que no se entendería, finalmente, sin los pueblos y las gentes de su entorno, el llamado "País del Bidasoa".
El Señorío de Bertiz es el primer Parque Natural declarado en Navarra. Se enmarca de esta forma en la red de espacios protegidos de la Comunidad Foral. Bertiz es un espacio singular, tanto por sus características naturales, como por su historia.

COMO LLEGAR


El Parque Natural Señorío de Bertiz, está situado en el término de Oieregi, está bien comunicado por la N-121. Dista de Pamplona 45 Km y 35 de Irú. Se accede desde la localidad de Oronoz-Mugaire, atravesando el puente sobre el río Bidasoa.


DONDE COMER Y DORMIR

En sus fogones se cocinan grandes chuletones de ternera, cordero al chilindrón, pimientos rellenos, alubias rojas o ensaladas con hortalizas de las huertas locales. También es un área de elaboración de quesos con D.O. Idiazabal, muy populares entre todo aquello que hay que comer. Existen varios platos típicos baztaneses que encuentran su lugar en esta localidad: Sopa baztanesa y el Zuri eta beltz........
A la hora de dormir, la oferta de alojamientos aparece compuesta por unos pocos hoteles y una mayor cantidad de servicios de carácter rural dispersos entre las localidades cercanas.
Nosotros optamos por quedarnos a dormir con nuestra furgoneta en el aparcamiento que hay a la entrada del Señorío. Es un sitio muy acogedor, con merendero, barbacoas, agua y baños (solo en hora de oficinas).



Zona de pernocta. Justo en el aparcamiento de entrada al señorío de Bertiz


DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

Plano detallado del recorrido. Fuente Wikiloc

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS


OTROS DATOS DE INTERÉS

Dificultad: Fácil
Época recomendada: Cualquiera
Puntos de agua potable: Hay varias fuentes de agua potable en el aparcamiento y en la zona de barbacoas. Nos encontramos varias fuentes en el camino, pero sus aguas estan sin tratar.
Sugerencias: Respetar las normas y no salirse de los senderos señalizados. No tocar plantas ni árboles. No dejar basura. Llevar una cámara de fotos y unos prismáticos. Casi todo el recorrido es por bosque atlántico muy húmedo, y por ello hay que tener especial precaución de no resbalar al pasar por los puentes de madera.
Cartografía: IGN Sumbilla hoja 90 E: 1:50000
Enlaces de interés: Parque Natural Señorío de Bertiz
                                  Muchos más datos de la ruta en Wikiloc
                                  Descargate el track para GPS (archivo GPX)

Desde el aparcamiento comenzamos a caminar dirección Norte, atravesando una gran pradera. Al fondo están la caseta de acogida, con WC y fuente y una zona de picnic con barbacoa, el centro de información (donde venden las entradas para visitar el jardín botánico). Desde este punto, y tras atravesar una puerta metálica, tomamos el sendero a Aizkolegi, girando hacia la derecha. Empezamos a caminar por esta pista asfaltada unos 500 metros encontrándonos a nuestra derecha un camino que nos acerca hasta una calera restaurada.

Camino a Aizkolegi, que se toma a la derecha nada más pasada la puerta metálica
Desvío para ver la calera
Calera: La cal es un producto natural cuyo uso hasta hace poco tiempo era imprescindible en la vida cotidiana: las construcciones se hacían con mortero de cal, los caseríos se blanqueaban con ella, los médicos la recetaban, con ella se desinfectaban las cuadras y/o animales, se usaba para enmendar los campos. Actualmente la cal se obtiene industrialmente de forma que su fabricación tradicional ha desaparecido. La cal se utiliza desde hace milenios pero fueron los romanos quienes recopilaron la experiencia de egipcios, asirios y griegos y perfeccionaron su uso en los morteros de construcción así como el modo de obtenerla.
Panel informativo, donde nos explican toda la historia y el proceso de obtención de la cal

Después de visitarla volvemos sobre nuestro pasos hasta el camino principal. Justo enfrente nos encontramos con la recreación de una una carbonera. En un panel informativo nos explican toda la historia y el proceso de obtención del carbón.

Reconstrucción de carbonera

Junto a la carbonera tomamos el sendero que sube por la izquierda, que es el de Irretarazu. Ahora empieza la cuesta más fuerte de todo el recorrido, pero sólo serán unos 700 metros de pequeña dura subida. Empezamos suave los primeros metros hasta llegar a unas ruinas de lo que eran unos cercados para recoger las ovejas.


Cercados que se utilizaban para guardar el ganado.
 

A partir de aquí el camino se hace más pronunciado. A medida que subimos y vamos progresando, el camino nos da un pequeño respiro, remansándose el suelo, y así llegamos a una construcción circular, que en su día fue un antiguo almacén de castañas.

El camino a seguir
 

Recinto circular que era utilizado para guardar las castañas recolectadas
Ahora el sendero es más llevadero, ya que aquí se acaba la subida más fuerte. El recorrido que contemplaremos es un bonito sendero que surca las laderas del monte Iruletako Bizkarra y tiene que atravesar varios barrancos y regatas intermitentes a través de unos estratégicos puentes de madera.







Tras haber caminado unos 2,5 kilómetros desde el aparcamiento llegamos a la Regata de Bornalegi. Aquí podremos ver alguna haya trasmocha. A partir de ahora va ser un continuo de cruzar regatas mientras seguimos ganando altura muy poco a poco. Sobre el kilómetro 3,4 alcanzamos el sendero Iturburua, que se precipita hacia la derecha. Si bajamos por el acortaremos unos 5 km. Este es el más corto de los tres recorridos que se pueden realizar en esta parte del bosque.

Cruce de caminos. A la derecha el sendero de Irurburua. Nosotros seguimos de frente
Ahora viene un tramo por el que vamos a estar cruzando regatas sin parar a través de puentes de madera bien acondicionados. Sólo hay que tener precaución en no resbalar si hay barro o llueve mucho.
Nos detenemos un momento en el bosque porque escuchamos el sonido de un pájaro carpintero picando en un tronco. El sonido parece venir de lejos porque no somos capaces de determinar su dirección dando vueltas sobre nosotros mismos. Estamos un rato oyendo sus arremetidas contra el árbol y continuamos nuestro sendero. Seguimos cruzando regatas y jugando en el bosque.








Sobre el kilómetro 5,5 de nuestro sendero, llegamos al segundo punto de acortamiento, el sendero del Suspiro, que baja a la derecha por la regata de Otalzu. Por aquí se acorta unos 2 kilómetros.

El segundo de los desvíos. Nosotros seguiremos de frente
Nosotros seguimos de frente por el sendero de Irretarazu. Un poco más adelante llegamos al punto más alto y también la mitad del recorrido, y empezamos la segunda mitad en suave descenso y cruzando más y más regatas. En una de éstas últimas regatas nos encontramos con que han destroncado los árboles que cortaban el sendero. Sobre el kilómetro 7,7 pasamos junto a una enorme haya trasmocha, siendo el diámetro de su base bastante notable.



Haya Trasmocha de gran porte
A la altura del kilómetro 8 cruzamos la última regata -¡por fin!-, la de Ayansoro. Lleva bastante agua para la época en la que estamos. Tras la regata seguimos caminando, otros 600 metros, hasta enlazar con la pista forestal de Aizkolegi.

La última de las regatas que tenemos que cruzar, la de Ayansoro

Llegando a la pista de Aizkolegi
En este punto se nos presenta varias opciones. Hacia la izquierda se sube a la cima del monte Aizkolegi, el punto más alto del valle, donde hay un palacio modernista abandonado y unas magníficas vistas de todo el valle de Bértiz. Son 7 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta, así que tenedlo en cuenta si te estás planteando subir. Nosotros optamos por la derecha, que se dirige hacia el inicio de la excursión.
Un par de kilómetros más adelante se nos incorpora por la derecha el Sendero del Suspiro, por el que hubiéramos llegado si lo hubiésemos tomado más arriba. Otra opción es ir a ver el Suspiro, que no está lejos, pero nosotros ya cansados decimos que mejor seguir hacia el coche.
Trescientos metros más abajo, en una curva a la izquierda nos encontramos con una fuente a la izquierda del camino, con una pequeña explanada y con dos bancos de madera para descansar, junto a una enorme haya trasmocha.

Pequeña fuente en el camino. El agua está sin tratar
Otra fuente en el camino

Seguimos bajando hasta que por la izquierda se nos incorpora el sendero que procede de Plazazelai. Nosotros seguimos por la derecha y cruzamos de nuevo el arroyo Ayansoro por un pequeño puente. El lugar es sombrío y fresco, y el musgo y la hiedra cubren el hierro y el hormigón del puente.
No sé si es porque el Valle de Baztán es un territorio de brujas o qué, pero me asomo en el puente para mirar el arroyo, y lo que veo es una bruja. ¿La ves tú también?.

Ya en este punto la pista está asfaltada hasta el final del recorrido. Tras 11 kilómetros ya estamos cansados y con ganas de llegar al coche. Sin embargo aún quedan ganas de tomarnos unos helados y jugar un rato en los parques de juegos. Finalmente llegamos al aparcamiento del Parque Natural del Señorío de Bértiz, donde nos espera una estupenda tarde de relax y tranquilidad.

Uno de los cedros más impresionantes del Señorío de Bértiz.
Para acabar de completar un fabuloso día, podemos acabarlo con las siguientes visitas:


VISITAR EL PUEBLO DE ELIZONDO
ALGUNAS FOTOS DE ELIZONDO





2 comentarios:

  1. Nos ha encantado la entrada. Seguramente que este verano nos acerquemos a esta maravilla natural de Navarra. Muchas gracias y a seguir compartiendo con todos nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Hola, buenas tardes,
    Nos alegra mucho que os haya gustado esta excursión. Si definitivamente os acercáis, contarnos vuestra experiencia. Un saludo y mil gracias por todo.

    ResponderEliminar