Recomendar este blog en Google

Senda del Lombo de las Viñas

Horcajo es un lugar privilegiado por su situación y entorno, su nombre significa "lugar donde se juntan dos ríos", y efectivamente la ubicación de Horcajo está en la horca que forman el río de Horcajo y una caudalada garganta que baja de la sierra. Este pueblecito nos invita a pasear por sus calles y disfrutar de su entorno, contemplando la naturaleza y los colores que ésta nos ofrece. Horcajo cuenta con variedad de actividades de ocio y tiempo libre, como las rutas micológicas, las rutas en
SENDA DEL LOMBO DE LAS VIÑAS

DE HORCAJO A EL DESPOBLADO DE EL MORAL
POR LA SENDA SL-CC-233 

HORCAJO (Cáceres)

Despoblado de El Moral

Horcajo es un lugar privilegiado por su situación y entorno, su nombre significa "lugar donde se juntan dos ríos", y efectivamente la ubicación de Horcajo está en la horca que forman el río de Horcajo y una caudalada garganta que baja de la sierra. Este pueblecito nos invita a pasear por sus calles y disfrutar de su entorno, contemplando la naturaleza y los colores que ésta nos ofrece. Horcajo cuenta con variedad de actividades de ocio y tiempo libre, como las rutas micológicas, las rutas en bicicleta, la práctica del senderismo, pesca, caza, visita a lugares de interés geológico y espacios naturales protegidos y la recolección de cerezas entre otras.
Los corrales del Moral, (final de nuestra senda etnográfica) es una zona donde se guardaban las cabras de los vecinos de Horcajo, situada a unos dos kilómetros del pueblo, actualmente abandonado y en ruinas. Estas pequeñas casas, parecidas a viviendas, eran corrales de cabras, abandonadas en la década de los 80. En Horcajo, como en cualquier población o aldea de la zona, casi todos los vecinos tenía un corral parecido a como los de El Moral, para encerrar sus cabras.

COMO LLEGAR

Alquería de Horcajo. Las Hurdes

Situado al oeste de la Comarca de las Hurdes, la alquería de Horcajo es un pequeño pueblecito a 10 kilómetros de Pinofranqueado, municipio al que pertenece.

DONDE DORMIR Y COMER

Elegir la mejor opción para dormir o comer en la comarca de las Hurdes es algo complejo, ya que hay un sin fin de buenos sitios donde poder quedarse unos días.



Nosotros para estas excursiones por Las Hurdes, tomamos como lugar de partida el pueblo de Torre de Don Miguel, (Sierra de Gata)  que está situado a poco más de una hora de cualquier rincón de esta comarca cacereña. El sitio, un área para autocaravanas, está bien ubicado a la entrada del pueblo, con mucha sombra, agua potable, servicios de autocaravanas y algunos bancos y mesas.


Área de autocaravanas, a la entrada del pueblo Torre de Don Miguel
DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

Plano de la ruta a seguir. Fuente: Senderosdelsistemacentral.com

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS


Tipo de recorrido: Ida y vuelta
Distancia: 5 kilómetros
Duración: 3 horas 
Desnivel: 116 metros
Dificultad: Fácil
Época recomendable: Cualquiera
Puntos de agua potable: No hay fuentes en el recorrido, pero si unas cuantas fuentes en el pueblo.
Sugerencias: Usar protección solar, (crema, gorra con visera y gafas) en los meses de más calor. Utilizar calzado adecuado (botas o zapatillas de trekking). Llevar en una mochila agua y algo de comer.
Cartografía: IGN Casar de Palomero hoja 574 E:1:50.000 
Enlaces de interés: Todo Hurdes
                                   Las Hurdes, destino natural
                                   Documental: Tierra sin pan (Luis Buñuel)
                                   Las Hurdes (wikipedia)

La ruta comienza a la entrada de la alquería de Horcajo, que cuenta con una amplia explanada donde podremos dejar nuestro vehículo. Una primera marca blanca y amarilla indica la calle ascendente que tendremos que tomar. Al inicio de esta calle hay un gran panel informativo que nos anuncia la excursión a seguir. Cuando hayamos coronado la calle, giraremos a la derecha pasando junto a la iglesia parroquial de San Antonio Abad y un edificio de color azul, muy singular, el antiguo teleclub.
Inicio de la ruta. La calle ascendente que se ve detrás es el comienzo.
A la altura de la iglesia de San Antonio Abad giraremos a la derecha
El antiguo teleclub
Continuaremos por esa calle hasta que un poco más adelante tomaremos una pequeña calle descendente que nos lleva hasta un pequeño puente que salva un pequeño arroyo. Al otro lado giraremos a la derecha, donde nos encontraremos dos fuentes,  para enseguida tomar a la izquierda por una calle algo menos ancha, donde hay otras dos fuentes. Al final de esta calle llegamos a una especie de plazoleta. Aquí hay indicadores de madera que nos señalan el camino correcto. Al final de la plazoleta y hacia la derecha continua nuestro sendero.
La pequeña calle que hay que bajar
Tras el puente tomamos a la derecha y enseguida a la izquierda por la calle que vemos al fondo
Una de las fuentes del pueblo de Horcajo
Llegando a la plazoleta
El camino a seguir
Tras la plaza comenzamos a caminar por un carril bien delimitado que pronto se bifurca. Nosotros tomamos el de la derecha. Pasando junto a los huertos con olivos, el camino discurre entre muros de pizarra y a unos 500 metros de la población aparece un primer puente que no hay que cruzar. Un poco más adelante nos encontraremos con un segundo puente, que si hay que cruzar.
Comienzo del carril bien marcado
Aquí, cogeremos el sendero de la derecha
Pasamos junto a los huertos delimitados por muretes de pizarra
El primer puente que no hay que cruzar
La senda continúa cruzando este segundo puente
El camino, usado antes y ahora, por los lugareños para desplazarse con sus mulas, va ganando altura sobre el río Horcajo, al tiempo que van desapareciendo los cultivos de olivos, dando paso a bosques de pinos. Los pinos que hubo en estas laderas fueron pasto de los incendios y ahora sólo se pueden contemplar sus restos carbonizados y una profunda cobertura de jaras. El valle se encajona y en la vertiente opuesta, donde la inclinación lo permite,  podremos observar algunas terrazas con olivos. Lo mismo sucede a orillas del río.
Los cultivos de olivos dan paso a bosques de pinos
A orillas del río Horcajo se aprecian las terrazas para cultivar olivos.

A los 1500 metros de recorrido, nos encontraremos con una bifurcación, hacia la derecha iríamos hacia el río, donde existen unas pozas para poder darse unos bañitos, si es verano. Nosotros continuaremos rectos y tras rebasar varios meandros que hace  el río, el camino desciende paulatinamente hacia la orilla y alcanza un primer núcleo de edificaciones en ruinas.
Llegando al primer núcleo de edificaciones


La ruta sigue unos cientos de metros más, cruza el arroyo de la Carabosa por un puente y llega a su destino. Estas ruinas son los restos de un extenso conjunto de edificaciones de piedra y pizarra, típicamente hurdanas, usadas para guardar el ganado y bellamente integradas en le paisaje. Los incendios forestales han hecho que se vinieran abajo, aunque el conjunto sigue resultando espectacular.
Despoblado de El Moral



El regreso lo efectuaremos desde los corrales de El Moral por el mismo camino que hemos traido.


DESPUÉS NOS PODEMOS ACERCAR A VER AVELLANAR, OTRO MAGNÍFICO PUEBLO  DE LA COMARCA DE LAS HURDES


Avellanar: Esta arquería está situada al Norte de Extremadura y al Oeste dentro de la comarca de Las Hurdes. Localizado entre los 40º 18' de latitud Norte y los 6º 28' de Longitud Oeste y a 480 metros de altitud sobre el nivel del mar.
Su nombre, procede de los muchos avellanos que debieron existir por esta zona. Los vecinos de este municipio son cada vez menos, teniendo un problema grave de abandono. En esta alquería se conserva un lagar o almazara de aceite que se mueve de modo arcaico. Se decía que los habitantes de Avellanar eran "montesinos", porque estaban más tiempo en las majadas que en sus casas.

0 comentarios:

Publicar un comentario