Recomendar este blog en Google

Ruta hasta el monasterio de Bonoval

En 1164 el rey Alfonso VIII de Castilla, aficionado a la Orden de San Bernardo, concedió el valle en que actualmente se asienta, a unos monjes cistercienses, para que lo habitasen velut precarium (de prestado). La misión, repoblar el entorno del valle y servir de barrera ante una ya improbable invasión musulmana. En 1175, en el monasterio de Fitero, Alfonso VIII cedía totalmente Bonoval a la orden y determinaba las posesiones del monasterio. Los primeros monjes vinieron del Monasterio

AL MONASTERIO DE BONOVAL
POR LA HOZ DEL JARAMA (Tramo del GR-10) 

PUEBLA DE VALLÉS - RETIENDAS (Guadalajara)
El Monasterio abandonado de Bonoval

En 1164 el rey Alfonso VIII de Castilla, aficionado a la Orden de San Bernardo, concedió el valle en que actualmente se asienta, a unos monjes cistercienses, para que lo habitasen velut precarium (de prestado). La misión, repoblar el entorno del valle y servir de barrera ante una ya improbable invasión musulmana. En 1175, en el monasterio de Fitero, Alfonso VIII cedía totalmente Bonoval a la orden y determinaba las posesiones del monasterio. Los primeros monjes vinieron del Monasterio de Santa María de Valbuena de Valladolid.
La extensión de las tierras monasteriales era, ya desde sus comienzos, bastante grande. Con el tiempo fue creciendo gracias a las herencias de particulares e incluso por donaciones de la realeza. En 1224 Alfonso IX de León entregó una nueva heredad y en 1253, Alfonso X el Sabio confirmó todos los privilegios y donaciones de sus antepasados.
Con las primeras reformas de la Orden, Bonoval perdió su carácter de abadía y fue incorporada a la Congregación Cisterciense de Castilla quedando bajo la jurisdicción de los monjes de Monte Sión en Toledo y convirtiéndose poco a poco en un lugar donde los monjes más ancianos se preparaban para morir. En 1713 al acabar la guerra de Sucesión Española y con la victoria de Felipe V de España, le fue nuevamente reconocido a Bonoval su exención de pagos al Estado, confirmándole su posesión de territorios anejos todo para que continuasen, como desde hacía más de 500 años venían cumpliendo, con oraciones y ruegos a Dios por las personas reales.
El monasterio  no sufrió mucho en la guerra de la Independencia de España, por haber sido aquel territorio poco castigado por los franceses; pero no pudo aguantar, sin embargo, el trienio liberal de 1821 que acabó con algunos antiguos monasterios gracias a la desamortización de Mendizábal, entre ellos el de Bonoval. Los monjes se retiraron a su casa madre, en Toledo, y el edificio fue vendido a particulares, que no se preocuparon de su conservación, viniendo a la ruina en la que se encuentra hoy.
Su archivo se dispersó en su mayoría; sus libros, sus joyas, sus pertenencias más diversas cayeron en manos de anticuarios y oportunistas, y solamente algunas piezas artísticas pasaron a la parroquia de Retientas, donde hoy se veneran.
Fuente: http://tempsviscuts.blogspot.com.es/

COMO LLEGAR
Puebla De Vallés. Foto propiedad de JM Fontecha  SUS FOTOS

Puebla De Vallés: Centro geográfico de La Ribera, el "pueblo colorao" está escondido bajo unas bellísimas cárcavas rojizas (Las Pequeñas Médulas), en la confluencia del Arroyo del Lugar  con el Barranco de Vallejo, mientras sus calles se esparraman por laderas imposibles. Tan escondido que solo es visible a muy corta distancia, desde la carretera de acceso. Su imagen desde aquí resulta inolvidable, y solo por ello merece la pena acercarse.



DONDE COMER Y DORMIR

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO
Plano del recorrido. Fuente Sigpac
CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS 

Tipo de recorrido: Ida y vuelta
Distancia: 8 kilómetros
Duración: 3 horas contando visitas y paradas
Desnivel:
Dificultad: Baja
Época recomendada: Cualquiera
Puntos de agua potable: No hay
Sugerencias: Utilizar ropa y calzado adecuado dependiendo de la época elegida. Llevar algo de agua y comida en la mochila. Utilizar unos prismáticos, muy recomendable. Aunque está en fase de restauración, si entráis en el monasterio, extremar las precauciones, está en ruinas y puede haber desprendimientos. (Enero del 2015)
Cartografía: IGN Valdepeñas de la Sierra  hoja 485 E: 1:50000
Enlaces de interés: Monasterio de Bonoval

Desde Puebla de Vallés cogeremos la carretera GU-195 dirección a Valdesotos, continuaremos por esta carretera hasta que pasemos sobre el río Jarama por un pequeño puente, nada más atravesarlo, y por la izquierda, nos quedará un pequeño descampado donde podemos dejar nuestro vehículo.
Zona donde dejar el vehículo y comienzo de la ruta
Comenzaremos a caminar y volvemos a cruzar el puente sobre el Jarama, esta vez andando. Justo rebasado el puente y  por la izquierda, arranca el sendero que se dirige hacia nuestro destino.
El puente que salva el río Jarama. A la izquierda el comienzo de la senda
Nada más comenzar el camino veremos un pequeño puente artesanal, que salvaba un pequeño barranco, hoy derruido, así que nos queda bordear por la derecha este pequeño inconveniente. Desde aquí se camina entre olivos, disfrutando por un lado el río Jarama y por el otro los grandes farallones rocosos llenos de cuevas y agujeros.
Antiguo puente que salvaba el pequeño barranco. Actualmente hay que soltearlo por la derecha.

El sendero entre olivos

Tramo del sendero. A la izquierda el río Jarama y a la derecha grandes paredes calizas.
Un  pequeño agujero que hay que explorar

Un gran porche nos invita a investigar la cueva

Otra gran sala con vistas al río

Otra de las cavidades del cañón

El camino poco a poco se va separando del cauce del río discurriendo en una primera parte por un descampado repleto de Jaras y después por un bosque de robles y encinas. De forma inesperada volvemos a encontrarnos con el río apareciendo en nuestro horizonte altos acantilados calizos que caen verticales buscando el contacto con el agua de su río. La bella hoz, sirve de refugio a numerosos buitres que vemos volar a nuestro alrededor.
Uuufff el calor aprieta


Tramo del sendero algo desolado
Tramo del camino

Un descansito antes de continuar

Unas vistas del bosque
Otro tramo del sendero

Y nos encontramos de nuevo con los paredones
Continuando hacia nuestro objetivo y disfrutando de unas magníficas vistas sobre todo el entorno natural, nos encontraremos una gran piedra en mitad del camino, llamada la mesa del arriero, donde paraban los carreteros a almolzar.
Otro tramo del recorrido

El sendero

La mesa del arriero

Las cascadas se hielan. Menudo fresquito
Un poco más adelante y cuando estemos más cerca del cauce, hay que dejar el camino principal y desviarse a la izquierda por un sendero que se dirige hacia el río, (Sabremos que estamos en el lugar adecuado, porque hay una gran pradera con numerosas piedras donde sentarse a descansar). Desde aquí iremos inmersos en un bonito bosque acompañados en todo momento por el rugir de las aguas. 

Punto donde nos desviamos del camino principal

Inicio del bonito bosque que nos encontramos en nuestro caminar

Otro tramo del recorrido

Un pequeño descanso antes de continuar
En unos escasos 15 minutos alcanzamos nuestro objetivo, el monasterio de Bonoval, perteneciente a la orden del Cister y abandonado desde 1821. Se encuentra en ruinas, (actualmente en inicio de restauración) aunque conserva el aura romántica de los edificios de piedra abandonados y cubiertos en parte por la vegetación.










Después de visitar el monasterio, podemos regresar a la ribera del río donde podemos comernos tranquilamente nuestro bocata.
El río Jarama a su paso por Bonoval

Lavándonos las manos antes de comernos los bacatas

El bocata que no falte.... ah, y el caldito, menos
Ya solo nos queda regresar por el mismo camino hacia nuestro vehículo, pero antes tenemos que visitar el molino, la canalización y los huertos de este magnífico monasterio.
Antigua canalización que abastecía de agua al molino de los monjes.
Adiós y hasta la próxima


3 comentarios:

  1. Muy chula la ruta!!ya se donde puedo mirar más,gracias Antonio!!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hola Conchi,me alegra que te guste. Ya iré poniendo alguna más cuando tenga algo de tiempo.
    Un saludo y gracias

    ResponderEliminar