Recomendar este blog en Google

Las Bardenas Reales: El desierto de Navarra

Se trata de un Parque Natural de belleza salvaje declaro Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Un paisaje semidesértico de 42500 hectáreas que impacta y sorprende con cada nueva visita. Un espectáculo insólito al sureste de Navarra, próximo a Tudela, que a pesar de su apariencia desnuda e inhóspita, esconde grandes valores naturales.
En Bardenas Reales, la erosión de sus suelos de arcillas, yesos y areniscas ha esculpido caprichosas 
RECORRIENDO PARTE DEL DESIERTO DE LAS BARDENAS REALES

PARQUE NATURAL DE LAS BARDENAS REALES
RESERVA DE LA BIOSFERA
ARGUEDAS (Navarra)


Se trata de un Parque Natural de belleza salvaje declaro Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Un paisaje semidesértico de 42500 hectáreas que impacta y sorprende con cada nueva visita. Un espectáculo insólito al sureste de Navarra, próximo a Tudela, que a pesar de su apariencia desnuda e inhóspita, esconde grandes valores naturales.
En Bardenas Reales, la erosión de sus suelos de arcillas, yesos y areniscas ha esculpido caprichosas formas creando un mundo de apariencias casi lunar poblado de barrancos, mesetas planas y cerros solitarios. Fuente de inspiración de pintores y escritores y escenario de anuncios de televisivos, videoclips musicales y películas como "Airbag", "Acción mutante", "Orgullo y Pasión", "El mundo nunca es suficiente", "Anacleto agente secreto" o de series como "Juego de Tronos".
Por tu cuenta encontrarás numerosas rutas señalizadas que podrás recorrer a pie, en bicicleta, a caballo o con vehículos a motor (consultar límites y normativas con la Junta de Bardenas Reales: 948 82 00 20). De la mano de guías especializados descubrirás rincones inolvidables con ecos de  leyendas como la del famoso bandolero Sanchicorrota que lograba despistar a sus perseguidores con las herraduras de su caballo puestas al revés. Informate de todo en el Centro de Información de Bardenas Reales y escápate a este páramo único que no te dejará indiferente.

COMO LLEGAR

Arguedas es la puerta de entrada a las Bardenas Reales de Navarra, declarado por la UNESCO, Parque Natural y Reserva de la Biosfera. Ideal para los amantes del senderismo y la bicicleta BTT. Recientemente se han rehabilitado las antiguas cuevas, que eran las viviendas de los antepasados de Arguedas, excavadas en la peña.

Arguedas. Foto propiedad de Araceli Merino
DONDE COMER Y DORMIR EN LA ZONA

Zona de pernocta en la Ermita del Yugo, que la tenemos a la derecha.
El paso del río Ebro ha convertido la zona de la Ribera de Navarra y de Tudela en una tierra extraordinariamente fértil en la que abundan las huertas. Esta prolífica y exquisita huerta se transforma en excelentes platos que hacen de su gastronomía una sinfonía de productos de calidad como las verduras (alcachofas, esparrágos, cardos, cogollos, espinacas, borrajas), siendo el plato típico la menestra, elaborada con varias de estas verduras.
También cuenta la Ribera con una variada repostería y con excelentes vinos tintos y rosados con denominación de origen.

La oferta hotelera es muy extensa y de variados precios, a continuación dejamos unos enlaces a distintos tipos de alojamientos, donde podremos elegir el más acorde a nuestro presupuesto.



Existe un área de autocaravanas y furgonetas adaptadas a la salida del pueblo de Arguedas. El sitio está muy bien, con zona para cambios de agua y a 600 metros del pueblo.


Nosotros en este viaje optamos por pernoctar en los parkings de la Ermita del Yugo. Un sitio muy tranquilo y con unas vistas inmejorables de buena parte de las Bardenas Reales. Hay agua potable, pero no existen WC, lo único que en horas de comercio, hay un bar, y allí baños.



DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

Plano detallado de la ruta. Fuente Wikiloc
CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS


OTROS DATOS DE INTERÉS

Dificultad: Moderada - Difícil (por la desventaja de las altas temperaturas)
Época recomendable: De Septiembre a Febrero
Puntos de agua potable: En todo el recorrido no existen fuentes ni lugar donde poder comprar agua, así que hay que ir provistos de ella.
Sugerencias: Utilizar calzado y ropa adecuados a la época elegida. De Marzo a Agosto, esta parte de las Bardenas que describimos, está prohibida, para garantizar la tranquilidad de las aves nidificantes. Llevar abundante agua y algo de comida en una pequeña mochila. No olvidarse de los prismáticos, aquí son importantísimos. Tened cuidado, hay víboras y escorpiones. No apta para ir con niños menores de 10 años. Protegerse del sol, aquí pega de lo lindo.
Cartografía: IGN Sadaba hoja nº 245 E:1:50000
Enlaces de interés: Parque Natural de las Bardenas Reales
                                   Web oficial Bardenas Reales
                                    Información turística de Arguedas
                                    Oficina de Turismo de Tudela
                                    Para saber mucho más sobre las Bardenas Reales (Wikipedia)
                                    Muchos más datos de la excursión en wikiloc
                                    Descargate el track para GPS (archivo GPX)

Para llegar al inicio de nuestra ruta, lo mejor es seguir las indicaciones de Google map:


RECORDAMOS QUE ESTA ZONA ESTÁ PROHIBIDA VISITARLA  DE MARZO HASTA AGOSTO, PARA PROTEGER LA NIDIFICACIÓN DE CIERTAS AVES.
EL RESTO DEL AÑO ES DE ACCESO LIBRE

TENLO EN CUENTA

Tras dejar nuestro coche bien estacionado al comienzo de la pista, comenzaremos a caminar tomando dirección a las dunas. Comenzamos a caminar entre campos de labor hasta que a los 1300 metros  nos encontremos con un cruce de caminos. A la derecha arranca una pista que bordea estas dunas por su parte más baja. A la izquierda la pista continuaría hasta la casa de Piskerra. Justo detrás de estas casas podemos apreciar el majestuoso pico Piskerra (que subiremos en otra ocasión). Nosotros continuaremos de frente adentrándonos en este espectacular paisaje.

Inicio de la ruta



Se puede apreciar la casa de Piskerra. En el centro el pico Piskerra
Nos adentramos en estas espectaculares dunas por un pequeño barranco seco, quedándonos maravillados de este paisaje lunar. Seguimos caminando con tendencia a girar a la derecha, donde salen unas escaleras que suben hasta el mirador del Piskerra, (estas escaleras están en muy mal estado, y hay que extremar la precaución). Desde la caseta-mirador, las vistas son inmejorables.

Pequeño barranco por el que accedemos al interior de las dunas-cárcavas
Inicio de las escaleras que nos llevan hasta el mirador


Vistas del Piskerra desde la caseta-mirador
Vistas magníficas
Tras contemplar con calma el paisaje, descendemos los escalones con precaución y a los pocos metros giramos a la derecha, caminando por una repisa muy ancha que nos acerca a un sendero que asciende por la cresta de una duna. Este caminito nos dejará en otro sendero mucho más marcado y en la parte superior de las cárcavas.




Ya estamos en la parte más alta de las cárcavas.
Ahora giramos a la derecha y caminaremos bordeando todo complejo de cárcavas, pasando entre campos de labor y a veces por el mismo borde de los cortados. Así poco a poco, llegamos al paso de los ciervos, parada obligatoria para observar el paisaje. Este paso en realidad es un vertiginoso sendero que desciende por la cresta de una de las dunas que forman estas cárcavas. El sendero está totalmente marcado y no hay perdidas en su localización.


En el centro de la fotografía se puede apreciar el sendero que baja serpenteando por la cresta de una de las dunas


Bajamos entre la dunas, y así llegamos al llano paraje lunar, denominado así por asemejarse este paisaje al planeta vecino. Atravesamos el llano lunar, y seguimos por el sendero que está muy bien marcado, no hay posibles perdidas. Avanzamos entre dunas y cárcavas, hasta que salimos de las dunas por un pequeño promontorio que nos deja en la parte más alta de un barranco.



El llano lunar


Ya a la altura del barranco, continuaremos por la derecha del mismo, andando por su parte más alta y por la linde de un campo de labor. Seguiremos unos 300 metros hasta que lleguemos de nuevo a la pista de las Bardenas Reales. Ahora giramos a la derecha y ya solo nos queda caminar hasta donde tenemos nuestro vehículo, dando por concluida esta calurosa y bonita excursión.




Ya de regreso nos podemos detener a admirar el Castildetierera, una imponente montaña de arenisca que sobresale en la llanura.




Tras esto y ya en Arguedas podemos perder unos momentos e ir a visitar las cuevas-viviendas rupestres que existen en la localidad. No te las puedes perder, hay un par de ellas restauradas para su visita, (de acceso libre), que merecen un rato de tu atención.






0 comentarios:

Publicar un comentario