Recomendar este blog en Google

Ruta de los oficios de la vida

Desde 1490, y debido a sus dificultades de comunicación con el resto de las poblaciones, La Hiruela gozó de cierta autonomía y tuvo fuero de Villazgo, adquiriendo derecho a rollo o picota, y obteniendo su cañada rango de Real, manifestando así su importancia ganadera. La Hiruela conservó su derecho sobe pastos, aguas, carbón, caza y pesca durante los siglos XVI y XVII.
En 1751 habitaban el lugar 220 personas. En esa época existían prados de regadío y secano, tierras de 
RUTA  DE LOS OFICIOS DE LA VIDA

SIERRA DEL RINCÓN
LA HIRUELA (Madrid)
RESERVA DE LA BIOSFERA



Desde 1490, y debido a sus dificultades de comunicación con el resto de las poblaciones, La Hiruela gozó de cierta autonomía y tuvo fuero de Villazgo, adquiriendo derecho a rollo o picota, y obteniendo su cañada rango de Real, manifestando así su importancia ganadera. La Hiruela conservó su derecho sobe pastos, aguas, carbón, caza y pesca durante los siglos XVI y XVII.
En 1751 habitaban el lugar 220 personas. En esa época existían prados de regadío y secano, tierras de sembradura de secano, dehesas para pastos y leña, ejido para pasto, montes y tierras incultas. Se producía centeno, lino, linaza, hierbas, manzanas y cerezas. En cuanto a ganado se daba la presencia de cerdo, buey, vaca, cabra y oveja. También se explotaban colmenas. En esa época ya estaba consolidado el tejido urbano que se ha mantenido hasta nuestros días prácticamente sin variaciones.
A principios del siglo XIX el número de habitantes era 128. Desde entonces la población ha ido disminuyendo progresivamente, sobre todo a partir de los años 60  del siglo XX, debido a la intensa emigración a Madrid.
Actualmente, La Hiruela conserva un importante patrimonio etnológico y mantiene su tejido urbano original sin actuaciones que lo degraden ni construcciones de segunda residencia fuera del casco urbano.

COMO LLEGAR

Casas en La Hiruela. Al fondo el Pico Santuy

El término municipal de La Hiruela está situado en el límite noreste de la provincia de Madrid, en la vertiente Este de Somosierra, a 105 kilómetros del centro de la Capital. Para llegar por carretera tomaremos la A-1 hasta la salida 76, donde se coge la M-137 hasta La Hiruela, pasando previamente por Gandullas y Prádena del Rincón.


DONDE DORMIR Y COMER

La buena cocina es otro de los grandes atractivos de la Sierra Norte. Si quieres que tu visita resulte de lo más completa, es imprescindible comer en algunos de los restaurantes los platos que conforman la gastronomía tradicional serrana, sencilla pero variada y de ricos sabores.
De igual manera, resulta muy acogedor, disfrutar de unos días de relax en cualquiera de estos preciosos establecimientos rurales que ofrece la sierra serrana.




DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

Plano detallado del recorrido. Fuente: Cartel indicativo de la ruta
CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS


OTROS DATOS DE INTERÉS

Dificultad: Fácil
Época recomendada: Cualquiera
Puntos de agua potable: En el pueblo de La Hiruela hay varias fuentes, bares y tiendas donde poder comprar agua. En el recorrido descrito no existe ninguna fuente.
Sugerencias: Llevar algo de comida y agua en una pequeña mochila. En el recorrido hay ganado suelto, no lo molestes de ninguna de las maneras. Utiliza calzado y ropa adecuados a la época elegida. En algunos puntos el sendero se hace resbaladizo y es posible caer al río, así que tener cuidado si se va con niños.
Cartografía: IGN Tamajón hoja 459 E: 1:50000
Enlaces de interés: Bienvenidos a La Hiruela
                                   Sierra del Rincón. Reserva de la Biosfera
                                   Track y mucha más información en wikiloc
                                   Descargate el track para GPS (archivo GPX)

De La Hiruela parten cuatro senderos señalizados y llenos de encanto que discurren por los alrededores, mostrando la vegetación, sus paisajes y, algunos, los valores etnográficos. Como la senda de los oficios de la vida.
Dejaremos nuestro vehículo a la entrada del pueblo, en los aparcamientos habilitados. Entrar con el coche dentro del municipio es solo permitido a los residentes. Comenzamos descendiendo la calle del Corcho en busca del núcleo urbano. A los 200 metros nos encontraremos con la posibilidad de continuar por dos calles. Nosotros tornaremos a la derecha cogiendo la calle de Abajo hasta llegar a la confluencia con la calle de Enmedio.
Ahora seguimos por la calle de Enmedio, disfrutando de sus rincones, hasta que llegamos a la Plaza de San Miguel, en pleno centro de la localidad. En ella se encuentra la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel. La iglesia aparece ya citada en algunas fuentes históricas de finales del siglo XVIII, aunque su construcción actual ha ido modificándose con el paso del tiempo. Su construcción es sencilla y se enmarca dentro de la arquitectura autóctona tradicional de La Hiruela. De estilo barroco, tiene una nave con arco de medio punto, muros de mampostería y coro en alto. En el interior podemos disfrutar de una antiquísima pila bautismal y la espectacular escalera de caracol que da acceso al coro. Además, durante las obras de restauración, se recuperaron unas antiguas pinturas en el ábside del altar.




Plaza de San Miguel. La excursión continúa a la derecha

Bordeamos la iglesia por su parte derecha y continuamos por la calle de la Dehesa unos 150 metros adentrándonos entre huertas de frutales. Ahora vamos encajonados entre paredes de piedras que acotan las huertas del alrededor. Si tenemos intención de conocer más sobre la  vegetación de la zona podemos leer los carteles que, cada pocos pasos nos informan de las plantas que nos vamos encontrando y es que, el recorrido en esta primera parte, coincide con una senda apibotánica.

Inicio del camino entre huertas frutales



Seguimos caminando por una torrentera que, en épocas de lluvia, puede llevar agua y estar muy embarrada, pero no hay problemas, ya que está todo acondicionado con rampas, pasarelas y escaleras de madera que evita todo esto. Tras recorrer unos 500 metros de esta torrentera, nos aparece por la derecha una pequeña cancela. Tras esta un pequeño pero bonito sendero nos acerca a un antiguo colmenar rehabilitado. Es un cercado donde podemos contemplar las colmenas de tronco que utilizaban antaño y que estaban hechas de corcho y chapa. La miel se extraía con la técnica de prensado que aporta más sabor y contenía una mayor concentración de polen, dando así un sabor especial a las mieles de esta zona.

A la derecha está la cancela que nos acerca al Colmenar

Este terreno privado era compartido por cinco familias dedicadas a la apicultura (se conservan las marcas identificativas de cada apicultor). Cedido al ayuntamiento de La Hiruela como espacio de interés turístico. Tiene una antiguedad aproximada de 300 años estanco activo hasta 1980. Los más de 100 corchos que componen el colmenar están fabricados a partir de secciones de tronco hueco de roble y cerezo, a los que se les denomina "Corchos".
DICHO POPULAR: " Quien quiera miel pa San Miguel quien quiera cera pa noche buena"
Restaurado por el ayuntamiento de La Hiruela en el año 2006 con la colaboración de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid dentro del proyecto denominado  "los oficios de la vida".
Tras contemplar esta maravilla, retrocedemos unos pocos metros y tomamos un pequeño sendero a la derecha, que pasa desapercibido. Este sendero nos acerca en poco tiempo a uno de los antiguos molinos harineros. Este molino se utilizó hasta mediados del siglo XX y está en un área recreativa, con cerezos y saucos, junto al Jarama. El río aquí hace de frontera entre Madrid y Guadalajra.




Este es un buen sitio para parar a descansar, tirar piedras al río, correr, jugar y tomarnos nuestros bocadillos.


Con el estomago lleno y el alma repleta de sensaciones, retomamos el camino, siguiendo por la senda que nos queda más a la derecha. Ahora empieza una pequeña subida que nos acerca poco a poco a la carretera M-137, pero antes disfrutaremos de las vistas que nos depara el sendero.

Continuación de la excursión 



Ya en la carretera, (prestaremos especial atención a los pequeños), giramos a la derecha, y nos metemos tras el guardarrail, caminando por un pequeño senderito que se ha canalizado.

Cuidado en la carretera

Avanzaremos por la carretera 350 metros, encontrándonos un desvío hacia la derecha, que se dirige hacia el camino de La Dehesa. Nosotros lo dejaremos pasar y subiremos otros 50 metros por la carretera, cruzamos y tomamos una pista que nos acerca hasta la antigua carbonera. En estas carboneras se hacía el carbón de roble y brezo hasta los años 60 aproximadamente. Todo un negocio que vendía el carbón a los pueblos aledaños.




Antiguamente las carboneras en La Hiruela han sido una de las principales fuentes de economía. Hasta el año 1960 aproximadamente se producía carbón vegetal de roble y brezo para venderlo en poblaciones como Buitrago, pueblos de alrededores e inclusive en Madrid.
PROCESO DE ELABORACIÓN:
1.- Las carboneras se realizaban en primavera (Abril-Junio) y necesitaban entre 15 y 20 días su elaboración
2.- Se colocaba un eje central clavando un par de estacas de madera -denominada cruz-
3.- Se apilaban los leños alrededor de la cruz hasta formar una gran montaña de leña
4.- Se cubrían con leños con restos vegetales para evitar que la tierra con la que se cubría posteriormente ahogase las brasas
5.- En la parte superior se dejaba un respiradero a modo de chimenea por donde se encendía -denominada boca-

Desde la Carbonera, volvemos hasta el cruce con el camino de La Dehesa, tomando así el último tramo del camino que nos lleva de nuevo al pueblo pasando por una pequeña capilla dedicada a la Virgen de Lourdes.






Capilla destinada a la Virgen de Lourdes


Tras la subida, que es muy suave, llegamos a la depuradora del pueblo. Ahora tomamos un sendero que parte a la izquierda de la misma y que nos deja a los pocos metros en el inicio de nuestra excursión.



Ya solo nos queda llegar a la plaza de San Miguel y deleitarnos con unos buenos embutidos y unas cervezas en el bar de la plaza, siempre con las buenas y bonitas vistas que nos dejan sus balcones.







0 comentarios:

Publicar un comentario