Recomendar este blog en Google

Ruta por las antiguas minas de oro de las Médulas

El noroeste español era una de las áreas extractoras más ricas en oro que nutrían las arcas imperiales romanas y la zona arqueológica de Las Médulas una de las mayores explotaciones mineras.  Hoy en día es un territorio que nos habla del ingenio romano y de la influencia que tuvo la invasión y conquista, después de enconadas luchas, entre la población astur finalmente sometida.





SENDA ARQUEOLÓGICA POR LA EXPLOTACIÓN MINERA DE LAS MEDULAS

SENDEROS LOCALES CON ALGUNAS VARIANTES

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD
LAS MEDULAS (León)
La explotación minera de los romanos. Las Medulas
El noroeste español era una de las áreas extractoras más ricas en oro que nutrían las arcas imperiales romanas y la zona arqueológica de Las Médulas una de las mayores explotaciones mineras.  Hoy en día es un territorio que nos habla del ingenio romano y de la influencia que tuvo la invasión y conquista, después de enconadas luchas, entre la población astur finalmente sometida.

La espectacularidad de paisaje actual que podemos divisar desde el mirador de Orellán es el resultado de la mano del hombre y de una de las técnicas de explotación más utilizadas aquí: el método de la Ruina Montium, a través del cual el agua deshacía literalmente la montaña. Se introducía en tromba en las galerías previamente excavadas y ciegas, lo que provocaba la compresión del aire atrapado en su interior y hacía explotar el conglomerado de arcilla. Esta masa desprendida se lavaba en canales de madera, de la que se extraían previamente los cantos rodados (hoy visible y reunidos en montones llamados murias o pedreiras), y se filtraba a través de ramas de brezo que retenían el oro. La gran cantidad de materiales estériles acumulados llegó incluso a taponar la salida natural de aguas del valle, dando lugar a la formación del Lago de Carucedo.
La ingeniería romana permitía traer el agua por recorridos de más de 100 km y almacenarla en depósitos. Los canales que la transportaban fueron excavados en la roca y en la actualidad se puede seguir su rastro. El circo principal de la explotación se halla en el pueblo de Las Médulas pero los frentes de explotación y los restos de la infraestructura son numerosos y visibles en los pueblos de los alrededores.

Fuente: Folleto que entrega el centro de recepción de visitantes de Las Médulas (Medulín) Tlf de información: 987 42 07 08 - 619 258 355 - e-mail: medulas@ccbierzo.com

COMO LLEGAR

Las Médulas es un entorno paisajístico formado por una antigua explotación minera de oro romana situado en las inmediaciones de la localidad homónima, en la comarca de El Bierzo, provincia de León. Está considerada la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el imperio romano.
El trabajo de ingeniería realizado para la extracción del mineral supuso la alteración del medio ambiente pero dio como resultado un paisaje de arenas rojizas, cubierto actualmente de vegetación de castaños y robles. Este entorno fue declarado Bien de Interés Cultural en 1996, en atención a su interés arqueológico, y Monumento Natural en 2002. En 1997 fue declarado por la Unesco, Patrimonio de la Humanidad.


DONDE DORMIR Y COMER

Esta parte del Bierzo, nos ofrece un sinfín de posibilidades en cuanto a la hora de elegir alojamiento y restaurante. Todo dependerá de nuestro poder adquisitivo.


En esta ocasión nosotros optamos por quedarnos a dormir en el parking que hay a la entrada del pueblo de las Médulas, este sitio es idóneo  para pasar la noche y comenzar temprano la ruta. Justo al lado de este aparcamiento hay habilitada una zona para estacionar, pero es particular y te cobran 3 euros.

Zona de pernocta a la entrada del pueblo de las Médulas.
Si cuando lleguemos está repleto el aparcamiento, podemos pasar la noche junto al lago Carucedo, un lugar tranquilo y bastante bonito.


Las Médulas está lleno de buenos restaurantes donde poder degustar los platos típicos de la zona. Nosotros para comer optamos por nuestros víveres. Junto al aparcamiento está el bar/cantina/restaurante/tienda.... o como se le quiera llamar, la "TIENDA O CAMIÑO REAL". Un lugar idóneo donde poder comer tranquilamente la comida que tu lleves o degustar alguno de sus platos. Eso sí, es imprescindible adquirirle las bebidas a ellos.                                        

RECOMENDADO.
Entrada a la tienda o Camiño Real. A la derecha el aparcamiento donde se puede pasar la noche

Comiéndonos nuestros bocatas, eso sí, las bebidas se las pedimos a ellos.

Los jardines del restaurante

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO
Descripción de la ruta a seguir. Hemos unido varios tramos de distintas rutas para recorrer lo más interesante de este lugar. Fuente: www.lagosumido.com
CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS DE LA RUTA

Tipo de recorrido: Circular
Distancia: 10 kilómetros
Duración: 6 horas contando paradas y visitas
Desnivel: 250 metros
Dificultad: Alta. No recomendada para niños no acostumbrados a caminar. Hay que afrontar un gran desnivel al inicio. La ruta transcurre por algunos lugares muy expuestos con grandes verticales.
Puntos de agua potable: En el recorrido podemos coger agua en la zona recreativa Campo de Braña o en la fuente de la Tía Viviana. En el pueblo hay varias fuentes y muchos bares donde poder comprarla.
Sugerencias: Se recomienda empezar temprano ya que en el tramo de la senda perimetral hay pocos árboles y el calor puede ser intenso. Llevar unos prismáticos, calzado cómodo y una gorra para el sol en los meses de más calor. Extremar la vigilancia si se decide entrar en las cuevas. Llevar en la mochila alguna limterna.
Cartografía: IGN Silván hoja 191 (10-10) E: 1:50000
Enlaces de interés: LAS MÉDULAS

Comenzaremos a caminar por la carretera dirección al interior del pueblo, en este tramo podremos disfrutar de la arquitectura local, de esta forma llegamos a la plaza donde se encuentra el lavadero. Continuaremos disfrutando del pueblo hasta que la calle se divide, en este punto giramos a la izquierda dirección al Centro de Recepción de Visitantes, pasando por delante de la iglesia de San Simón y San Judas.
Casona típica de La Médulas

Plaza del lavadero

En este cruce tomaremos el camino de la izquierda

Iglesia de San Simón y San Judas
Tras visitar la pequeña iglesia continuaremos hasta que nos encontremos por nuestra derecha el centro de recepción de visitantes a la explotación minera de Las Médulas. Aquí nos informarán de todo lo relacionado con este entorno, además, si lo deseamos, ( y tras una cita previa) nos pueden acompañar para explicarnos como se llevó a cabo la explotación del oro.
Llegando al Centro de Visitantes

Centro de recepción de visitantes 
Desde el centro de visitantes continuaremos por la pista ascendente, sortearemos una barrera que señala dirección prohibida (para vehículos), rebasaremos la barrera y continuaremos por la pista asfaltada. Este tramo es muy cómodo, discurre por una pista ligeramente ascendente, franqueada a ambos lados por castaños, que nos permitirá admirar ejemplares con troncos de formas diversas.
Barrera que prohibe el acceso a vehículos de motor.

Ejemplar de castaño

Otro bonito castaño
Este tramo de pista la recorreremos hasta el final de la subida, después de la primera curva, nos encontramos, a la derecha la continuación de nuestra senda, denominada en los carteles indicativos como "Senda de Reirigo".
En este punto dejamos la pista asfaltada y tomamos a la derecha la ascendente pista de tierra
En este punto dejamos la pista asfaltada y tomamos a la derecha un camino de tierra que sube, conocido en el lugar como "Fuente de la Perra". Este tramo es un sendero que discurre entre castaños en tramo siempre ascendente, en algún momento dado podemos sentirnos algo perdidos, pero no es muy difícil de adivinar la continuación. Así llegamos a un punto donde parece que el sendero se divide en dos, nosotros tomaremos el camino de la izquierda, el de más pendiente, que finaliza en una explanada situada en lo alto del monte.
Comienzo de la subida

Tramo del sendero acompañados de nuestro amigo canino

Tramo del recorrido

Senderillo que nos deja en lo más alto del monte
Una vez en los prados de lo más alto del monte, cruzaremos la senda que atraviesa dichos prados, y así desembocamos en una pista de tierra.
Senda que atraviesa los prados y que más adelante nos deja en una pista de tierra

Unión de la senda con la pista de tierra
Aqui, en la pista, tenemos dos opciones:

OPCIÓN A: Si giramos a la derecha, enseguida llegamos al mirador de Pedrices, bonito lugar para disfrutar de las vistas que se pueden ver de todas las Médulas. Desde aquí y bajando por la pista principal nos encontramos con un cruce de caminos, cogiendo la pista de la derecha y tras 1500 metros llegaremos de nuevo al pueblo de las Médulas.
Mirador de las Pedrices

Vistas desde el mirador.
OPCIÓN B: Si giramos a la izquierda, cosa que nosotros hicimos, la pista nos lleva hacia el Campo de la Braña, a los 350 metros, arranca por nuestra izquierda una senda que sube por una loma, y que nos llevará hasta el Pico Reirigo.
Continuación de la senda

Subiendo por la loma.
Continuaremos nuestro caminar por detrás del Pico Reirigo. Este tramo de senda transcurre por la parte alta de las Médulas de Yeres, practicamente sobre los cortados y precipicios, algunos de los tramos están acondicionados con vallas y algunas cuerdas, pero su estado es precario, hay que extremar la precaución. En todo este trayecto podremos ir contemplando un paisaje espectacular de las Médulas y de los montes aledaños. Cuando hayamos bajado a la parte baja de los cantiles, una senda empalizada nos dejará en un entramado de galerías subterráneas. Una de ellas atraviesa todo el monte.
Al fondo el pico Reirigo

Vistas desde la senda

Tramo del sendero con algunos agarres con cuerdas. Extremar la precaución en esta parte algunos postes están rotos y las cuerdas muy deterioradas.

Otro tramo del sendero
Aquí encontraremos un entramado de galerías subterráneas

Interior de una de las galerías
Saliendo de otra de las galerías
Después de visitar las galerías, podemos bajar a la pista y dirigirnos hacia la izquierda al Campo de la Braña, o a la derecha hacia Las Médulas, nosotros continuamos por la senda que va pegada a los cantiles. Este sendero también nos deja en el Campo de la Braña describiendo un sube y baja constante, donde de vez en cuando nos aparecen nuevas galerías que pueden ser visitadas.
Al fondo las galerías que hemos visitado y tramo de senda que nos dejaría en la pista forestal

Tramo de camino que nos lleva hacia el Campo de la Braña

Llegando al Campo de la Braña
 En este lugar encontraremos un área recreativa acondicionada con sombras, bancos y mesas, también existe una fuente pero no siempre tiene agua.
Los campos de la Braña

Una de las pocas fuentes que podemos encontrar en el recorrido

Un buen lugar para coger fuerza

Depósito de Agua de la Braña. La extracción de oro desde la antiguedad ha estado estrechamente ligada al agua, con la que se separaba el mineral de la tierra aprovechando los ríos y arroyos existentes. Lo que ocurrió en esta zona fue ligeramente diferente. Se creó una red propia de captacinones, canales de abastecimiento, estanques de almacenamiento y derivación, y canales de explotación. Toda esta infraestructura hidráulica recorría las dos vertientes de los Montes Aguilanos. Por el Norte, se iniciaba en la cabecera del río Oza, mientras que por el sur se empezaban a recoger desde las fuentes del río Eria.
Tras hacer un alto en el Campo de la Braña seguiremos, nuevamente por la misma pista, y nos encontraremos a unos 200 metros un indicador que nos anuncia la situación de los restos de un canal, a la derecha del camino, este era uno de los canales que conducían el agua hasta el depósito situado en las proximidades del Mirador de Orellán.
Canal que conducía agua al depósito del mirador de Orellán. La construcción de estos canales se hacía cortando la roca o levantando muros de contención para dar paso a su cauce. Se excavaron algunos túneles, pero no se ha documentado ningún acueducto. En este tramo de Peña Escribida se cortó la roca y las lajas resultantes, o u na estructura de madera, sirvieron para completar el cauce.
Continuaremos por la pista hasta que un poco más adelante comenzaremos a ir descendiendo, en nuestro caminar podremos ver a la derecha el pueblo de Voces y el Pico Ferradillo, el punto más alto de la zona. También comenzaremos a divisar a lo lejos y abajo el Mirador de Orellán.
Al fondo el pueblo de Voces y el pico Ferradillo

Vistas del mirador de Orellán desde la pista.
Al finalizar el descenso y antes de llegar al mirador, veremos a la izquierda, la senda denominada "Camino del Mirador", este será el camino que tomemos después de disfrutar de las vistas que nos ofrece el mirador.
Tramo de pista antes de llegar al mirador de Orellán
El mirador está perfectamente acondicionado para que contemplemos el paisaje de Las Médulas, también se puede acceder a una galería que nos conducirá al balcón situado a la derecha del Mirador. Para acceder a esta galería, tendremos que pagar el canon correspondiente (adultos 3 euros, menores de 6 a 17 años y jubilados 2 euros. El resto gratis) y un amable guía nos acompañara en todo el recorrido.
Subiendo al mirador
Vistas de Las Médulas desde el mirador

Galería de Orellán. Estas galerías son túneles que forman parte de la antigua red hidráulica de la mina romana de Las Médulas. Más concretamente son parte de un canal de explotación, imissarium en latín, que introducía el agua en la red de minado construida en el interior de la montaña, hoy llamada Pracias, y que permitía abatir el conglomerado aurífero en el proceso conocido como ruina montium o derrumbe de los montes. Ese canal se iniciaba en el vecino depósito de La Horta, discurría un centenar de metros al descubierto por el terrazo visible bajo la pista que conduce al mirador y penetraba en la montaña de Pracias por una entrada que hoy se encuentra derrumbada.
Después del disfrute de este estupendo mirador, retrocederemos hasta enlazar con el Camino del Mirador, el que vimos cuando bajamos del Campo de la Braña. Este sombrío sendero presenta unas características estupendas ya que en su totalidad es descendente y discurre entre castaños y matorral, que proporciona una sombra muy agradable en los días calurosos además de un entorno muy agradable. Al final del camino llegaremos a la explanada donde se encuentra la fuente de la "Tía Viviana".
Comienzo del Camino del Mirador
Bonito ejemplar de castaño

Tramo de la senda
Llegando a la fuente de la Tía Viviana. Aqui se nos presentan dos opciones A y B (A a la izquirda y B a la derecha)
La fuente de la Tía Viviana, otro lugar donde poder coger agua.
Una vez llegados a la explanada donde se encuentra la fuente, nos surgen dos opciones:

OPCIÓN A: Si el cansancio nos puede, podemos coger la carreterilla asfaltada que sale a la izquierda, esta nos dejará en un corto tramo de ligero descenso en el centro de visitantes y en el pueblo.
Pequeña pista asfaltada que nos deja en el centro de visitantes.

OPCIÓN B: La que nosotros seguimos. En la explanada giraremos a la derecha por la pista asfaltada en tramos descendentes y llanos, hasta llegar al final del asfalto. En este punto continuaremos por una pista de tierra franqueada por un muro empedrado a la izquierda y barandilla de madera a la derecha, tras una pequeña subida llegaremos a la altura de un castaño que presenta un tronco muy característico, siguiendo un poco más adelante llegaremos a la Cuevona, nos sorprenderán sus extraordinarias dimensiones y podremos introducirnos dentro y observar los restos de las galerías.
Tramo de la pista asfaltada

Otro tramo del recorrido

Vista de la Cuevona

Interior de la Cuevona
Una vez visitada la Cuevona y admirado el paisaje que se puede observar desde este punto, continuaremos por la misma senda, en tramo ligeramente ascendente hasta llegar a la Cueva de la Encantada, ésta por sus características es muy llamativa, permitiéndonos entrar y recorrer varias de sus galerías.
Senda que nos deja en la Cueva de la Encantada

Vista general de la Encantada
Interior de la galería de entrada
Después de disfrutar del paisaje y visitar las galerías, para continuar la ruta, volveremos sobre nuestros pasos, cuando hayamos rebasado la entrada de la Cuevona tomaremos un camino que parte a la derecha, también se puede bajar por un pequeño sendero una vez salgamos de la Encantada, y así nos introduciremos en un amplio camino descendente, dejando el Pico del Águila a la derecha y la Cuevona atrás, ahora ya solamente nos queda ir disfrutando del paisaje que forman los picos y la vegetación hasta llegar de nuevo al centro de visitantes.
El sendero se aleja de la Cuevona dejandola atrás

Tramo del recorrido

El Pico del Águila queda a nuestra derecha

Vistas espectaculares de las agujas
Bonito ejemplar de castaño

Llegando al centro de visitantes del parque. Atrás queda el imponente Pico del Águila
Al salir de la senda nos encontraremos con un par de bares y restaurantes. Este es un buen sitio para tomarse unas cañas y recordar los lugares tan impresionantes por los que hemos pasado.......

Después del pateo unas cañas para refrescar la mente y el alma.


3 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho vuestro recorrido, pronto, lo haremos nosotros .
    Es una pena la parte de las cuerdas y postes deteriorados, espero que las instituciones tomen nota. Cuando vayamos, comprobaré insitu el estado de las instalaciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      Gracias por tus comentarios. Efectivamente, las cuerdas de ayuda en esta bajada están algo deterioradas y los postes que las sujetan rotos o han desaparecido.
      Esperamos tus comentarios para actualizar esta parte del recorrido.
      Un saludo y de nuevo muchas gracias-

      Eliminar
    2. Hola,
      Gracias por tus comentarios. Efectivamente, las cuerdas de ayuda en esta bajada están algo deterioradas y los postes que las sujetan rotos o han desaparecido.
      Esperamos tus comentarios para actualizar esta parte del recorrido.
      Un saludo y de nuevo muchas gracias-

      Eliminar