Recomendar este blog en Google

Ruta por el Castañar de El Tiemblo



En otoño el Castañar de El Tiemblo viste sus mejores galas: ocres, amarillos y verdes para crear un decorado de ensueño, un paisaje recogido, húmedo y  misterioso, habitado desde hace cientos de años, por los más formidables castaños de todo Gredos.
Se cuentan por decenas. Son ejemplares centenarios, enormes, macizos. Sus raéces gigantescas y su piel rugosa les confieren un aire ilustre y venerable. Su tamaño, descomunal, intimida a quien se


EL CASTAÑAR DE EL TIEMBLO

SENDA EL CASTAÑAR
PRC - AV 54
RESERVA NATURAL DEL VALLE DE IRUELAS
EL TIEMBLO (Ávila)
Uno de los castaños centenarios de El Tiemblo
En otoño el Castañar de El Tiemblo viste sus mejores galas: ocres, amarillos y verdes para crear un decorado de ensueño, un paisaje recogido, húmedo y  misterioso, habitado desde hace cientos de años, por los más formidables castaños de todo Gredos.
Se cuentan por decenas. Son ejemplares centenarios, enormes, macizos. Sus raéces gigantescas y su piel rugosa les confieren un aire ilustre y venerable. Su tamaño, descomunal, intimida a quien se acerca. No es raro encontrar troncos huecos, fulminados por algún rayo, donde los duendes del bosque podrían construir ciudades enteras.
El castañar de El Tiemblo, en el extremo más oriental de la Sierra de Gredos, es uno de esos rincones secretos que se acomodan en la memoria para hacernos volver una y otra vez. Recorrerlo durante las tranquilas tardes del Otoño, cuando la suave luz del sol acompaña sin quemar, es, una puesta a punto para los sentidos, un autentico festin para la vista, el oido y el tacto.

COMO LLEGAR

Saldremos de Getafe por la M-45 para incorporarnos posteriormente por el ramal que se dirige hacia E-90/A-5/Badajoz/A-6. Continuaremos por la M-45 tomando dirección A-6 y a continuación coger la salida 36 hacia la M-501 Boadilla. Esta carretera, la M-501 la seguiremos hasta San Martín de Valdeiglesias, donde a las afuera del pueblo tomaremos la N-403 que toma dirección Ávila/Toleda. Ya en las rotondas seguiremos las indicaciones que nos encaminan hacia el Tiemblo.
Una vez en el pueblo, y justo pasado la gasolinera, en la primera rotonda que nos encontramos, unos carteles informativos nos indican la dirección correcta para llegar al castañar. 

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

OBSERVACIÓN: El Ayuntamiento de El Tiemblo ha decidido hacer caja con un patrimonio que es de todos, cobrando tarifas desproporcionadas e injustificadas, bajo la excusa de un supuesto interés conservacionista en los meses otoñales. 
Precios: Coches y motos: 4 euros....Adultos: 2 euros..... también hay un autobús que sale cada hora y que por 2 euros te suben y te bajan.

Una vez en el puesto de control de acceso al castañar, solamente en los meses otoñales, aparcaremos el vehículo en una zona habilitada y sacaremos los tikects del susodicho autobús. Si optamos por llevarnos el coche, unos amables funcionarios del ayuntamiento, nos cobraran las tasas correspondientes.
Autocar que nos traslada hasta el área recreativa de El Regajo

El autocar nos dejará en el área recreativa de El Regajo, donde nos encontraremos con algunas mesas y unas pocas barbacoas. El paraje es muy apacible y pintoresco, dominan los pinares, pero se atisban a la derecha los enormes portes de castaños que dan comienzo a la excursión. 
Seguiremos la pista ascendente que se dirige hacia el Collado de la Era del Corcho, y a unos doscientos metros, giramos a la derecha a la altura de una empalizada de madera por un sendero que se interna directamente en la frondosidad del castañar.
Pista que se dirige hacia el collado de la Era del Corcho

Comienzo de la senda del Castañar
A partir de este punto, nos introduciremos sin previo aviso en un anciano y embriagador bosque de castaños, algunos de gran porte, que en la época que nos ocupa, llenan el suelo de hojas secas, erizos y castañas. Algunos ejemplares son tan impresionantes, que a veces da la la sensación de hallarse en un parque organizado solamente para el deleite de los sentidos. 

Tramo del sendero

Otra bonita toma del castañar
El sendero avanza bordeando el monte sin apenas desniveles, con algunas curvas y un par de desvios que siempre tomaremos a mano derecha. A unos 15 minutos desde el inicio, el camino asciende ligeramente hasta alcanzar una pequeña pradera donde destaca un refugio muy original, el cual se puede utilizar para refugiarnos en caso de mal tiempo. A mano derecha del refugio se abre un camino que de forma descendente nos conduciría de nuevo hasta el área recreativa; antes de continuar por el camino de la izquierda es imprescindible visitar  "El Abuelo", el cual se encuentra a 50 metros a espaldas del refugio. Tiene 16 metros de perímetro, y su tronco esta totalmente hueco ofreciéndonos una imagen fantasmagórica y fascinante a partes iguales. Es además el ejemplar de castaño de mayor edad que podremos encontrar.
Bonitos ejemplares de castaños en el trayecto

Llegando al Refugio

Interior del refugio

El refugio

El Abuelo
Continuamos desde el refugio nuestro camino atravesando parajes más solitarios del bosque junto a un arroyo. En este tramo el camino llega hasta un pequeño collado, donde los castaños se aclaran y dejan su paso al roble. Junto a este collado se presenta una bifurcación, donde nosotros cojeremos a la izquierda, donde un buen claro en el bosque hace las veces de praderas, aquí es un buen sitio para comer algo y descansar. Una vez con los buches llenos, seguiremos la senda entre bonitos y sombríos paisajes, donde en poco menos de 15 minutos tendremos que descender en fuerte pendiente para encontrarnos en otros 10 minutos en el área recreativa del Regajo.
Ejemplares de castaños

Espectacular roble

Unos claros en el bosque

Lugar donde paramos a comer

Piña de castaños

Otro ejemplar centenario de castaño

Fin de la excursión. Área recreativa del Regajo
Ya solo nos queda esperar el autobús y descender hasta el aparcamiento donde tenemos nuestro vehículo.
Fin del viaje en autocar
Para concluir con este día de excursión y ya de regreso, no debemos perder la oportunidad de visitar los famosos Toros de Guisando, esculturas en forma de berracos, cerdos o toros, que permanecen anclados en la tierra como testigos de la cultura que los erigio. Los Vettones, un pueblo de origen celta que poblaba las provincias de Ávila, Salamanca y Portugal antes de la llegada de los romanos, nos dejo multiples berracos de piedra de tosco relieve que aún hoy se conservan en varios castros y localidades del centro peninsular.
Para llegar hasta ellos y partiendo de El Tiemblo dirección Madrid, a escasos tres kilómetros de esta localidad tomaremos un desvío bien señalizado a mano derecha, que nos lleva en dos kilómetros hasta el aparcamiento donde se encuentra los toros.
Los Toros de Guisando. Siglos IV a.C./ II-III d.C. Esculturas zoomorfas representativas del pueblo prerromano conocido como los Vettones, habitantes de estas tierras en esa época.

Estos toros son manifestaciones artísticas de un pueblo eminentemente ganadero, cuyo significado y finalidad están por determinar. Se les atribuye una función mágico-religiosa encaminada a favorecer la fertilidad y protección del ganado, sin descartar su utilización como hitos demarcadores de zonas de patos. Simbolizan la riqueza de un entorno esencialmente pastoril.
Probablemente en época romana, los toros, distribuidos por los pastos, fueron reunidos aquí para formar parte de un monumento conmemorativo, como parece atestiguar la inscripción latina de uno de ellos: LONGINUS PRISCO. CALAETQ. PATRI.F.C. (Longino lo hizo a su padre Prisco -de la tribu- de los Calaetios).
Este emblematico lugar ha sido testigo del Tratado y la Jura de los Toros de Guisando en 1468, en los que Enrique IV proclamó heredera del Reino de Castilla a su hermana Isabel la Catolica.

Después de visitar los toros, ya solo nos queda regresar a Madrid, que se encuentra a tan solo 75 kilómetros.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS DE LA RUTA

Tipo de recorrido: Circular
Distancia: 6 kilómetros
Duración: 2 horas
Desnivel acumulado: 100 metros
Dificultad: fácil. Ruta recomendada para toda la familia.
Puntos de agua potable: Hay varias fuentes en el sendero, pero las aguas están sin tratar. Llevar agua en la mochila.
Precauciones: No salirse de los senderos marcados, no recolectar castañas y no dejar ningún tipo de resto. Aconsejamos llegar pronto y llevarse unos prismáticos.
Cartografía: IGN  Navaluenga hoja 556 (16-22) San Martín de Valdeiglesias hoja 557 (17-22) 1:50000



HASTA OTRA




0 comentarios:

Publicar un comentario