Recomendar este blog en Google

La senda del agua termal de Arnedillo

Pozas de aguas termales en Arnedillo. A la izquierda el balneario.
Si nunca has podido darte un baño en plena naturaleza, si nunca has podido meterte en el agua en invierno, si no has visto lo que es capaz de ofrecer la naturaleza de España o si nunca has ido a un balneario porque el presupuesto es algo ajustado, ahora no tienes mas excusas: os presento las pozas Termales de Arnedillo.

LA SENDA DEL AGUA TERMAL

ARNEDILLO (La Rioja)

Tramo de la senda termal

Si nunca has podido darte un baño en plena naturaleza, si nunca has podido meterte en el agua en invierno, si no has visto lo que es capaz de ofrecer la naturaleza de España o si nunca has ido a un balneario porque el presupuesto es algo ajustado, ahora no tienes mas excusas: os presento las pozas Termales de Arnedillo.
El pueblo de Arnedillo, en La Rioja, goza de buena fama debido a la existencia de unos manantiales termales que emergen de las profundidades de la tierra, provocando que el agua del río Cidacos se mantenga a una temperatura que oscila entre los 38º y los 48º C.
La existencia de estas maravillas del río Cidacos a su paso por esta zona ya eran bien conocidas por los romanos, quienes construyeron aquí unas termas públicas para uso de los ciudadanos. No ha habido muchas variaciones a lo largo de estos siglos que nos separan de  Roma, pues el ayuntamiento de Arnedillo acondicionó la zona como termas de uso público.
Popularmente se conoce a este lugar como el "balneario de los pobres" o "la fuente de los necesitados". El motivo de estas etiquetas es que a escasos 150 metros de la zona de baños existe un balneario que, bajo el mismo principio y con las mismas aguas, ofrece unas comodidades y servicios extras. Pero para la gran mayoría de los vivientes suele ser suficiente lo de Aguas termales + naturaleza al aire libre.
Se dice que  estos baños contienen propiedades curativas y que sus aguas pueden sanar enfermedades de quién se atreve a bañarse en ellas.

COMO LLEGAR

Esta parte se describe perfectamente en la primera entrada correspondiente a La Rioja. Donde se detalla todo el itinerario a seguir.

DONDE DORMIR Y COMER

Igual que en el apartado anterior, en la primera entrada correspondiente a La Rioja se detalla todo con mucho detalle.
Zona donde dormimos. Detrás el balneario

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO


Plano del recorrido. Fuente: SIGPAC

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS DE LA RUTA

Tipo de recorrido: Circular
Distancia: 4 kilómetros
Duración: 3 horas contando paradas y disfrutando del paisaje
Desnivel acumulado: 80 metros
Dificultad: Muy fácil.
Puntos de agua potable: Al inicio del recorrido hay una fuente. Además, se puede comprar agua en el pueblo.
Sugerencias: Utilizar calzado cómodo y echar en la mochila unos prismáticos. En épocas de calor no os olvidéis una crema protectora contra el sol.
Cartografía: IGN Munilla hoja 242 (23-11) E: 1:50000

Comenzaremos nuestra ruta, junto al aparcamiento que hay justo al lado de las piscinas municipales. En esta senda, paralela al río Cidacos, podrás encontrar, dentro de un pequeño espacio, curiosas variaciones en las condiciones del agua. Desde tramos de aguas frías con su típica vegetación de ribera, hasta las más cálidas aguas termales provenientes de un acuífero situado a más de 4000 metros de profundidad.
Pasaremos por delante de la puerta que da entrada al complejo de las piscinas municipales y continuaremos caminando hasta que nos encontremos con el frontón y el polideportivo. En este punto giraremos a la derecha por una pequeña senda que se dirige hacia el río Cidacos, este camino pasa entre los huertos que los paisanos tienen en este lugar.
Inicio de la ruta

Desvío a la derecha. Justo enfrente del polideportivo

Camino, entre huertas, que nos lleva hasta el río Cidacos
Esta senda nos deja en las típicas piscinas naturales de aguas calentitas que ofrece este lugar. Estas pozas siempre están repletas de gente, pero aún así, es fácil encontrar un lugar para poder darse unos bañitos. Nosotros lo dejaremos para cuando acabemos nuestra rutita.
Las Piscinas de aguas termales

Tramo del río Cidacos. Al fondo el balneario de Arnedillo
Después de ver las piscinas, continuaremos caminando por el paseo que va paralelo al río. En este tramo tendremos la ocasión de ver algunos paneles donde se nos explica las características de como se forman estas aguas termales. Avanzaremos hasta que lleguemos al antiguo molino de Arnedillo.

Tramo del sendero junto al río
Paneles informativos y explicativos

Pequeño museo que representa un antiguo Trujal: molino de grano y aceite.
Avanzaremos por la vía verde hasta que nos encontremos por nuestra derecha  un pequeño puente que salva el río. Continuaremos por aquí, una vez cruzado el puente, y en el desvío de caminos, nos dirigiremos hacia la izquierda, tomando dirección hacia el "Mirador del Corazón de Jesús" cogiendo como referencia una senda que se ve elevada sobre los paredones y que toma dirección hacia la ermita de Sán Andrés y Sán Blas.
En el cruce de caminos tomamos la senda de la izquierda, la que se dirige hacia el mirador del Corazón de Jesús

Tramo del recorrido. Al fondo la senda que tenemos que seguir.
Una vez tomado el camino de la izquierda, comenzaremos a subir de forma muy suave tomando como referencia la ermita de San Andrés y San Blás. En este tramo del sendero dejaremos pasar por la derecha el camino que nos llevaría hasta el mirador, pasando junto a unas bonitas bodegas. Continuaremos sobre un pequeño puente y seguiremos senda abajo hasta llegar a la ermita.
Tramo del sendero. Al fondo el pueblo de Arnedillo

Curioso puente que nos encontramos en nuestro caminar

Todos los expedicionarios en la ermita de San Andrés y San Blás.
Desde la ermita, bajaremos por un carril asfaltado que se dirige hacia el cementerio y las ruinas de un antiguo castillo, un poco más adelante, atravesaremos un puente de un solo ojo que salva el río Cidacos y que nos deja en la carretera que se dirige hacia Arnedo. Aquí continuaremos por la derecha unos metros hasta que tomemos unas escaleras a la derecha que nos llevan a la vía verde del Cidacos.
Vistas de Arnedillo desde la ermita

Camino que nos lleva al cementerio 

Puente que salva el río Cidacos. A la izquierda los restos del castillo

Escaleras que nos deja en la vía verde del Cidacos.
Una vez en la vía verde, dejaremos a nuestra espalda el túnel y continuaremos caminando por la vía hasta el desvío que nos conducirá al mirador del Buitre. Subiremos por la pista hasta la explanada donde se encuentra este estupendo mirador. Este lugar está a resguardo y solo deja ver unos ventanucos desde donde se pueden apreciar los majestuosos vuelos de los buitres sin que sean molestados. Merece mucho la pena su visita.
Vía verde del Cidacos

Desvío que nos lleva al Mirador del Buitre

Pista que nos lleva hasta el mirador
Contemplado el paisaje y los buitres, ya solo nos queda retroceder sobre nuestros pasos hasta que nos volvamos a encontrar con el túnel que pasa bajo Arnedillo. Pasaremos por él y en pocos metros llegaremos de nuevo a nuestro vehículo.
Túnel que pasa bajo Arnedillo.
Tras finalizar la ruta, como no, unas buenas cervecitas con limón para recuperar líquidos, y acto seguido a comer, que nos lo merecemos.
Cervecita con limón después de acabar la rutita
Por la tarde nos dedicamos a pasear por este bonito pueblo riojano, contemplando curiosos y misteriosos rincones. Un poco más tarde nos toca unos bañitos de agua caliente y con las mismas a cenar y fin de la jornada.
Relajándonos con las aguas calentitas

A DISFRUTAR QUE SON DOS DÍAS




0 comentarios:

Publicar un comentario