Recomendar este blog en Google

Ruta circular por el valle de Iruelas

Embalse de El Burguillo desde la carretera que se dirige hacia la Rinconada.En el límite más oriental del la Sierra de Gredos se descubre un pequeño y especial territorio: el valle de Iruelas. Drenado por una serie de arroyos de montaña -el principal es el de Iruelas, afluente del río Alberche- sus laderas aparecen cubiertas por un valioso bosque formado por una gran diversidad de especies.
La Reserva Natural del Valle de Iruelas se localiza al sureste de la provincia de Ávila, en el margen
CIRCULAR POR EL VALLE DE IRUELAS

RESERVA NATURAL DEL VALLE DE IRUELAS
LANCHA DE LAS VÍBORAS - SENDA BOTÁNICA
PRC-AV 53 
EL BARRACO (Ávila)

Inicio de la senda junto a la ermita del Carmen

En el límite más oriental del la Sierra de Gredos se descubre un pequeño y especial territorio: el valle de Iruelas. Drenado por una serie de arroyos de montaña -el principal es el de Iruelas, afluente del río Alberche- sus laderas aparecen cubiertas por un valioso bosque formado por una gran diversidad de especies.
La Reserva Natural del Valle de Iruelas se localiza al sureste de la provincia de Ávila, en el margen derecho del Alberche. Tiene una superficie de 8676 ha. que se extiende por los términos municipales de El Barraco, El Tiemblo, Navaluenga y San Juan de la Nava.
Se declaró Reserva Natural en el año 1997, por ser un espacio esencial para la supervivencia de especies faunísticas amenazadas a nivel internacional como el águila imperial y el buitre negro, sin olvidar sus importantes valores florísticos, donde sobresalen la manzanila de Gredos, tejos y pinos laricios centenarios, acebos, castaños, etc.
Por estos motivos además, fue reconocida como Zona de especial Protección para las Aves (desde el año 1991) y como lugar de interés comunitario (desde el año 2000). (Inventario del Plan de Ordenación de los recursos naturales del espacio natural del Valle de Iruelas, Ávila; 1995).

COMO LLEGAR


Desde el Tiemblo continuaremos por la carretera N-403 dirección Ávila, hasta que veamos la indicación de Valle de Iruelas. Tomaremos esta carreterilla, la AV-504, hasta que pasemos sobre la presa del pantano de El Burguillo. Nada mas pasada, giraremos a la derecha dirección a Las Cruceras por la  carretera AV P 418. Tomaremos esta carretera unos 7 km. hasta que lleguemos al Camping Valle de Iruelas. Justo enfrente está el aparcamiento donde dejaremos los vehículos.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

La Lancha de las Víboras no es otra cosa que un curioso conjunto de piedras lisas y soleadas que se sitúa en una de las lomas del Valle de Iruelas. Debe su nombre a la propia definición del sitio, piedra lisa, y el apostillado "de las víboras" a lo idóneo del lugar para que estos animales tomen el sol en determinada horas de día.
No debe esto asustarnos o hacer que nos creemos una idea equivocada, no se trata de un sitio a pleno sol atestado de víboras, sino un lugar que nos permite tener unas vistas espectaculares del Valle de Iruelas y caminar por senderos verdes y arbolados.
Una vez estacionado el vehículo, al final del aparcamiento y por la derecha, arranca la senda que nos llevará hasta el inicio de la excursión. En este punto nos encontraremos un poste indicativo donde nos señala hacia la derecha la ruta a seguir y hacia la izquierda una pequeña senda botánica, que al final recorreremos.
Explanada para dejar los vehículos frente al camping Valle de Iruelas

Dirección al inicio de la ruta

Paso canadiense que nos lleva al inicio de la senda

Panel informativo sobre la ruta


Comienzo de la ruta. Nosotros aquí giraremos a la derecha, hacia la Lancha de las Vìboras
Comenzamos a subir por un camino de tierra perfectamente señalizado. En el primer tramo ganaremos altura rápidamente gracias a los zigzag que hace el sendero. En este trayecto disfrutaremos de buenas vistas del valle de Iruelas y el pantano de El Burgillo. En apenas media hora llegamos al observatorio de aves de La Lancha de las Víboras.
El observatorio es una caseta de madera con unos asientos y unas aperturas para observar el amplio valle y, con toda seguridad, los buitres negros y alguna que otra ave (Águila Imperial).
Ascenso del principio

Tramo del sendero

La senda está perfectamente señalizada con marcas del PR blancas y amarillas

Tramo empedrado del sendero

Escaleras talladas para salvar el desnivel

Un pequeño descanso tras la fuerte subida

Vistas del valle de Iruelas y pantano de El Burguillo

Observatorio  la Lancha de Las Víboras
El buitre negro visto desde el observatorio
Dejamos atrás el observatorio y seguimos nuestro camino ganando un poco más de altura abandonando la parte más externa de la ladera para internarnos en los pinares que nos acompañaran hasta el final de nuestro recorrido. En esta parte del sendero podemos apreciar enormes ejemplares de pino silvestre junto a majuelos, alisos y castaños. En cuanto a la fauna, aparte de aves como el buitre negro y el águila Imperial, abundan en la zona ciervos, zorros jabalís y un buen número de pequeños mamíferos como conejos y hurones. Encontrarse con alguno de ellos no es fácil, pero si estamos atentos es posible que encontremos sus huellas u otros rastros de su presencia en nuestro camino.
Avanzando entre el bosque y un poco antes de llegar a la cota de los 1000 metros, comenzaremos el descenso, hasta un pequeño claro donde se encuentra la fuente del Mahudillo, un buen lugar para hacer, si es necesario, otro pequeño descanso antes de abordar la última parte de nuestra ruta.
Seguimos subiendo tras dejar atrás el observatorio

Tramo del sendero

Fuente Mahudillo
Desde la fuente seguimos por el sendero que circula paralela a la misma. El contraste entre rocas esparcidas y el verde del pinar hará muy visual y entretenido todo el sencillo descenso. Este sendero pierde altitud con rapidez y en poco tiempo llegamos a la carretera que une el camping con el pueblo de La Rinconada y que recorre el lado sur del embalse. El sendero transcurre paralelo a la carretera a una cierta distancia, de esta forma no tocamos el asfalto para nada hasta que llegamos de nuevo al aparcamiento donde tenemos el vehículo.




Al fondo el aparcamiento donde tenemos el vehículo

Fin del primer tramo del recorrido

En este punto regresamos a la senda botánica para aprender en el libro abierto de la naturaleza la fragancia del cantueso y del romero, la dulzura de la zarzamora y el amargor de la endrina, a la que llaman escaramujo, cómo es la florecilla de la remata blanca y cómo el floripondio de la jara nos sale a nuestro paso. Pero sin dudas es el pino negral -resinero, marítimo, rodeno o negrillo-  la especie con mayor presencia en la senda y en todo el valle, favorecida como se ha visto durante siglos por el hombre para obtener sus resinas y, de ella, la esencia de trementina (o aguarrás).
Inicio del tramo botánico

Impresionante pino Negral

Tramo de la senda

Contemplando el romero y su delicado aroma

Otro de los árboles de la senda

Tramo del recorrido

Otro tramo del sendero
Cerca del final, la senda cruza la carretera a la altura de un pino laricio monumental, reconocible por su corteza plateada. Luego nos arrimamos al río Iruelas, próximo ya a su desembocadura en el represado Alberche, para la senda acabar ante un joven ejemplar de castaño silvestre, otra especie beneficiada desde antiguo por los habitantes del Gredos. Ya solo nos queda transitar por el interior del área recreativa "Siempeverde", contemplando las modélicas construcciones donde se ubican las barbacoas, que en un momento dato podremos usar de refugio, hasta llegar de nuevo a nuestro vehículo.
Tramo justo antes de cruzar la carretera

El río Iruelas 

Barbacoas que pueden hacer las veces de refugio

Otra fuente en el camino

Cruzando de nuevo la carrera y ya muy cerca del final de la ruta

Otra fuente y otra zona de barbacoas en el área recreativa de Siempreverde

Fin del recorrido
Después de hacernos la ruta, nos toca reponer un poco de fuerzas, y que mejor forma, que comernos unos buenos bocatas de jamón y queso, acompañado de un paté ibérico y un par de cervezas.......
Buen bocata de jamón y queso para reponer fuerzas
Con las mismas nos dirigimos ya de regreso, pero antes hacemos una paradita para hacer un pequeño recorrido por la senda del Enebral y tomarnos un café en el bar-restaurante-hostal Las cruceras.
La senda comienza junto a la antigua fábrica de resinas (hoy casa de la Reserva) y pegados a la ermita del Carmen. Esta senda, a orillas del embalse de El Burguillo, nos sitúa en un paisaje vegetal mediterráneo de pinos y enebros. Originalmente era el encinar la formación característica de la zona pero, debido al uso del carbón de encina en hogares y a un uso ganadero intensivo, esta especies se ha visto reducida dando paso al enebral que en la actualidad domina este entorno.
Es una senda adaptada para personas con problemas de movilidad, con un trazado de unos 600 metros sobre unas pasarelas que bordean una parte del embalse de El Burguillo.
Inicio de la senda junto a la ermita del Carmen

Tramo del sendero

En el trayecto de la senda nos encontramos con estas pegueras, antiguos hornos para la obtención de la pez. Las pegueras son construcciones de ladrillo circulares, cubiertas en ocasiones por una falsa cúpula y recubiertas en su parte externa por barro. En ellas se quemaban los "sarros" que eran restos de miera (resina) mezclados con arena y hojas de pino. La resina ya convertida en pez, bajaba por gravedad hasta la hoya donde se recogía.
La pez es una sustancia de color negro y con una vistosidad parecida a la miel. Se utilizaba, entre otras cosas, para impermeabilizar cubas, curtir las botas de vino y elaborar aceites y barnices.

Tramo del sendero

Fin de la excursión y cafelito en el bar-restaurante-hostal Las Cruceras



CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS DE LA RUTA

Tipo de recorrido: Circular
Distancia: 5 kilómetros
Duración:  4 horas contando paradas y tiempo empleado en comer
Desnivel acumulado: 274 metros
Dificultad: Fácil. Ruta no recomendada para niños no acostumbrados a andar por el campo.
Puntos de agua potable: Hay varias fuente de agua en el recorrido, pero sin tratar ni potabilizar
Precauciones: No salirse de los senderos marcados, llevar agua en la mochila, llevar unos prismáticos, Utilizar calzado adecuado y proporcionarse ropa de abrigo, ya que la zona es bastante fría.
Cartografía: IGN  Navaluenga hoja 556 (16-22) 1:50000


0 comentarios:

Publicar un comentario